Todo sobre la peritonitis infecciosa felina

Todo sobre la peritonitis infecciosa felina

La peritonitis infecciosa felina, a menudo abreviada a PIF, es una enfermedad que afecta a los gatos. Aunque no es extremadamente común, ¡puede llegar a ser mortal! Si tienes un gato, te lo contamos todo sobre esta horrible enfermedad. ¡Tienes que estar enterado!

 

Qué es la peritonitis infecciosa felina

Qué es la peritonitis infecciosa felina
(Foto via: facilisimo)

Se cree que esta enfermedad la produce el virus de la peritonitis infecciosa felina, una mutación del coronavirus entérico felino, pero no es totalmente seguro. Hay conexiones entre la PIF y el coronavirus, pero no parecen del todo concluyentes. La teoría más extendida es que el coronavirus entérico felino, normalmente benigno, muta y se convierte en el virus de la peritonitis infecciosa felina.

Este virus, al mutar, pasa a tener la capacidad de invadir los glóbulos blancos macrófagos. Como respuesta, el sistema inmunitario causa una inflamación general de los tejidos internos, lo que normalmente resulta en la muerte del animal. Por suerte, esta enfermedad sólo se da en uno de cada 5.000 gatos domésticos.

 

¿Cómo se transmite la peritonitis infecciosa felina?

peritonitis infecciosa felina

El coronavirus entérico felino es bastante común, especialmente en los lugares donde conviven grupos grandes de gatos, como comunas felinas callejeras, protectoras de animales… Al convivir muchos gatos juntos el virus se expande sin dificultad; el medio de transmisión más habitual es el contacto directo con las heces, pero también se pueden infectar sus platos, juguetes o en general los espacios en los que conviven.

Sin embargo, contagiarse del coronavirus no implica desarrollar el virus de la peritonitis infecciosa felina, de hecho rara vez ocurre esta mutación. Los gatos en los que sí se puede dar la mutación suelen ser los cachorros, ancianos y otros casos de gatos con sistemas inmunitarios débiles.

Cuando un gato se contagia de coronavirus felino, no siempre da síntomas. En caso de darlos, suele ser una leve diarrea, pero muchos gatos resultan asintomáticos, sólo portadores; por ello, aunque no se vean enfermos, pueden contagiar a otros, propagando aún más el virus.

 

Síntomas de la peritonitis infecciosa felina

Síntomas de la peritonitis infecciosa felina

La peritonitis infecciosa felina se puede dar de dos maneras: puede ser efusiva, también llamada húmeda, o no efusiva o seca. La más habitual, dada en un 60 – 70 % de los casos de PIF, es la húmeda; en cualquier caso, ambas resultan igualmente fatales para el gato.

  • PIF efusiva (húmeda): se caracteriza por una acumulación de líquido en el pecho o el abdomen, dificultando la respiración. También aparece una disminución del apetito, fiebre, pérdida de peso, ictericia y diarrea.
  • PIF no efusiva (seca): muestra los mismos síntomas que la húmeda, excepto la acumulación de líquidos del abdomen o el pecho. Además, en este caso se dan problemas neurológicos, como dificultad para caminar o mantenerse de pie, que poco a poco van empeorando hasta convertirse en una parálisis. También se dan episodios de pérdida de consciencia.

 

Tratamiento de la peritonitis infecciosa felina

Tratamiento de la peritonitis infecciosa felina

La peritonitis infecciosa felina se puede diagnosticar por medio de una ecografía y serología. Por desgracia, si se confirma el diagnóstico de PIF, el gato no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir, la enfermedad es fatal y no tiene cura.

El único tratamiento posible para la peritonitis infecciosa felina se basará en paliar los síntomas para evitar que el gato sufra. Mientras tanto, dependiendo del caso, el gato podría sobrevivir entre unos pocos días o meses hasta un máximo de un año, en el caso de la PIF seca, y dos o tres meses si tiene PIF húmeda.

 

¡Tranquilo! Si tu gato está vacunado de coronavirus y además tiene poco o ningún contacto con gatos de la calle, es casi imposible que enferme de peritonitis infecciosa felina. En cualquier caso, está bien conocer las enfermedades que pueden afectar a nuestras mascotas.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post