displasia de cadera

Displasia de codo en perros

La displasia de codo en perros es un trastorno óseo que se da durante la fase de crecimiento del cachorro. Conocer sus síntomas es muy importante para poder tratar esta enfermedad y que cause las menores molestias en el animal.

¿Qué es la displasia de codo en perros?

Al hablar de la displasia de codo en perros nos estamos refiriendo a un enfermedad articular degenerativa. Esta se produce porque el tejido óseo de la articulación no se desarrolla de forma normal, provocando en un primer momento artritis (inflamación en la articulación) y posteriormente osteoartritis (desgaste progresivo de las estructuras óseas que dan lugar a la articulación).

Para ser más específicos, la articulación del codo se trata de una articulación algo compleja, formada por 3 huesos: radio, cúbito y húmero. Cuando esos tres huesos no encajan perfectamente debido a una alteración en el crecimiento, se da una distribución anormal del peso sobre distintas áreas de la articulación. Eso provoca cojera y dolor, y es lo que hace que se desarrolle la artritis.

Existen dos tipos de displasia de codos:

  • Displasia de codo unilateral: la enfermedad se da en uno de los codos.
  • Displasia de codo bilateral: la enfermedad aparece en los dos codos. Esto se suele dar en el 80% de los casos, como afirman los profesionales.

causas de la displasia de codo en perros

Principales causas de la displasia de codo en perros

Existen dos causas que son las que originan la displasia de codo en perros.

Predisposición genética

La causa más común por la que suele aparecer esta enfermedad es la genética. Esto significa que se trata de una patología hereditaria, por lo que no suele ser aconsejable reproducir a canes con este problema.

Causas ambientales

Dentro de las causas ambientales hay que hablar de la alimentación del cachorro. Cuando esta no es adecuada durante la etapa de desarrollo del pequeño, puede dar lugar a la aparición de la displasia de codo.

Además de esto, si la raza del perro es una de las predispuestas a padecer hereditariamente displasia de codo, practicar ejercicio con una intensidad elevada puede hacer más grave aún el problema.

¿Qué perros están más predispuestos a padecer displasia de codo?

Como explican los expertos, esta enfermedad suele aparecer en perros jóvenes, que tienen entre 4 y 6 meses de edad, de razas medianas, grandes y gigantes. Algunas de esas razas son: el Rottweiler, el Pastor alemán, el Mastín Napolitano, el Boyero de Berna, el Terranova, el Labrador retriever o el Golden retriever.

Uno de los cuidados a tener en cuenta respecto a estas razas es que, como se mencionaba anteriormente, el ejercicio debe ser limitado, evitando juegos bruscos.

Por otra parte, en lo que se refiere a su alimentación, hay que evitar el abuso de calcio (la hipercalcemia puede provocar debilidad ósea), se deben controlar los excesos de proteína y hay que aportar una dieta con condroprotectores.

Síntomas de la displasia de codo en perros

Si un perro padece displasia de codo, los síntomas suelen aparecer a los pocos meses de vida (a partir de los 4, como se mencionaba antes). Sin embargo, si la artrosis no está muy desarrollada, las señales pueden ser tan leves que sea muy difícil de detectar.

síntomas de la displasia de codo en perros

Algunos de los signos que indicarán que un perro padece displasia de codo son:

  • Cojera en las patas delanteras al iniciar el movimiento.
  • El perro no puede hacer ejercicio, se niega a ello, incluso, puede no querer dar ni un simple paseo.
  • Cojera tras hacer ejercicio prolongad.

La única forma de poder determinar que existe la enfermedad es la realización de un examen médico y una radiografía y, para ello, la visita al centro veterinario es esencial.

Las radiografías suelen mostrar signos de artritis, pero puede que también desvelen la presencia de pequeños fragmentos de hueso en la articulación o la no unión de la apófisis ancónea.

Además, la revisión médica es la única que podrá descartar otras patologías, como puede ser la displasia de cadera.

Tratamiento de la displasia de codo en perros

Tras la detección de esta patología, el profesional determinará qué tipo de tratamiento es el adecuado para cada caso particular. Normalmente, se suele basar en dos opciones: el tratamiento quirúrgico y el conservador.

Cirugía

En casos muy graves, para poder garantizar una calidad de vida óptima al perro, será necesario realizar una intervención quirúrgica. Esta puede variar según el caso.

En ocasiones se realizará para la unión de fragmentos de hueso con un tornillo, otras para implantar una prótesis, otras para retirar un fragmento óseo suelto que causa molestias en el movimiento del codo, etc.

Tratamiento conservador

En los perros con displasia de codo menos grave o que por alguna circunstancia no son operables, se establecerá un tratamiento de conservación. Ente consiste en:

  • Administración de medicamentos analgésicos para controlar el dolor.
  • Restricción de ejercicios inadecuados.
  • Administración de condroprotectores para hacer más fuerte la articulación.
  • En perros con obesidad, habrá que iniciar una dieta adecuada y equilibrada para bajar de peso.
  • La colocación de un elemento de soporte ortopédico, como las ortesis de codo, suelen aliviar el dolor y mejorar la movilidad.

Sea cuales sean las indicaciones del veterinario, como tutores de las mascotas debemos seguir al dedillo todas las recomendaciones para que nuestro perro con displasia de codo pueda tener la vida que se merece.

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =