Convivencia entre gatos y conejos: cómo lograr que sea positiva

Convivencia entre gatos y conejos: cómo lograr que sea positiva

A veces pensamos que la convivencia entre dos animales muy diferentes entre sí es imposible, pero no siempre es el caso y mucho menos si ponemos de nuestra parte para que se lleven bien. Especialmente, si cuidamos su relación desde el primer momento. Este es el caso de la convivencia entre gatos y conejos. Si vas a acoger en tu casa a estos animalitos, toma nota para que todo vaya genial entre ellos.

¿Cuándo es mejor que comience la convivencia entre gatos y conejos?

El mejor momento para que se inicie la convivencia entre gatos y conejos es cuando ambos son pequeños y llegan a casa a la vez o con muy pocos días de diferencia.

En ese momento, ambos animales pueden verse como compañeros que se integran en un nuevo entorno simultáneamente, creando sus dinámicas desde cero y al mismo tiempo.

Sin embargo, si cuando llega uno de los animales el otro ya es adulto o lleva tiempo en el hogar, no será lo mismo.

Cuando el conejo llega y el gato ya es adulto, puede ser que el felino saque a relucir su instinto más territorial, reaccionando en contra del conejo. Y más peligroso será si lo que saca a la superficie es su instinto depredador…

Por su parte, si es el gato cachorro el que llega cuando el conejo ya es adulto, este puede intentar atacar al felino en algún momento, ya que los conejos conviven, en la naturaleza, con unas jerarquías.

Por ello, como hemos dicho, lo ideal es que ambos lleguen a la vez. De esa forma, la buena convivencia entre gatos y conejos se desarrollará de manera natural y armónica.

Si no es así, entonces conviene que tengas en cuenta estos consejos.

Cuándo comenzar la convivencia entre gatos y conejos

Cómo crear una buena convivencia entre gatos y conejos

Veamos los dos supuestos expuestos anteriormente. Es decir, qué hacer para lograr una óptima convivencia entre gatos y conejos cuando uno de los dos llega después.

Cuando el conejo llega a casa después que el gato

El estrés en conejos puede aparecer con mucha facilidad, ya que estos animales son muy sensibles frente a los cambios. Eso significa que ya de por sí el hecho de llegar a casa, su nueva jaula y su nuevo entorno en general van a ser suficiente fuente de estrés si no se le da el tiempo necesario para que se acostumbre.

Ese será el primer paso antes de presentarle a la otra mascota: permitir que el conejo se acostumbre al nuevo hogar.

A la hora de presentarle al felino, el contacto debe hacerse poco a poco. El conejo permanecerá en su jaula y será el gato quien se acerque, pero bajo tu supervisión.

Bajo ningún concepto se debe permitir que el animal introduzca sus zarpas en la jaula, aunque sea cachorro y lo único que quiera es jugar.

La jaula del conejo debe ser amplia, no solo por su comodidad, sino para que, en estos casos, pueda moverse con soltura, el gato pueda verlo y también se acostumbre a sus movimientos.

El primer contacto no debe durar mucho tiempo. Debe ser progresivo para que ninguno de los dos animales, especialmente el conejo, sufra. Poco a poco irán haciéndose uno al olor y los movimientos del otro y todo mejorará.

Cuando notes que ambos están acostumbrados a su compañero (lo podrás ver en que el conejo ya no huye a refugiarse cuando ve al gato, por ejemplo), se podrá pasar a un contacto directo, sin barrotes de por medio.

Eso sí, siempre bajo supervisión, pues hasta que no estén verdaderamente adaptados uno al otro, puede haber reacciones imprevisibles.

Cuando el gato llega a casa después que el conejo

Como en el caso anterior, lo ideal es no forzar el contacto. A pesar de que en este caso, el conejo ya estará acostumbrado a su entorno, por su debilidad, lo mejor es que también sea él el que se quede en la jaula a la hora de conocer al nuevo miembro de la familia.

De igual manera, el contacto debe ser progresivo y con supervisión, hasta que ambos animales se habitúen a la presencia del otro.

Una vez el contacto visual y olfativo se haya normalizado, se puede pasar al contacto directo.

Recuerda que, en cualquier caso, al sacar al conejo de la jaula se debe garantizar su seguridad en la estancia en la que vaya a estar libre. Además, siempre debes dejar a su alcance la jaula abierta para que pueda introducirse en ella y refugiarse si siente que debe hacerlo.

A la hora de desarrollar y lograr una buena convivencia entre gatos y conejos debes tener paciencia. No va a ser cuestión de un solo día que los animales se acostumbren a vivir juntos, pero es muy posible lograrlo.

Cómo crear una buena convivencia entre gatos y conejos

¿Qué hago si el gato intenta atacar al conejo?

Con independencia de quien haya llegado antes, en la naturaleza, el conejo siempre será una presa para el gato. Por esa razón, a pesar del instinto jerárquico que tienen los lagomorfos, es más probable que el felino intente atacar a su compañero.

Si ves que esto sucede mientras se están conociendo, lo mejor es intervenir “manualmente” alejando al gato del conejo para que no le haga daño.

En caso de usar otro tipo de métodos, como gritar al felino o rociarlo con agua, este puede llegar a asociar esos castigos no con el hecho de atacar al conejo, sino con el conejo en sí y que empeore su relación con él.

Refuerzo positivo ante una buena convivencia entre gatos y conejos

En cambio, cuando ambos animales se junten y la convivencia sea armónica, los primeros días podéis reforzar esa actitud con snacks apropiados para cada uno de ellos.

Así asociarán la presencia de su compañero con algo positivo.

 

Como veis, la convivencia entre felinos y conejos es posible, al igual que la convivencia entre conejos y perros. Solo tenéis que respetar la naturaleza de cada uno y tener paciencia mientras se acostumbran a convivir en tu hogar. Luego, ¡todo será maravilloso!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + Diez =