Construye un elevador para sus perros ancianos rescatados

Construye un elevador para sus perros ancianos rescatados

La cuarentena ha sacado la parte más creativa y manitas de muchos y hay quien no ha desaprovechado la oportunidad. Este es el caso de Sonya Karimi, a la que se le ocurrió una genial idea para ayudar a sus perros ancianos a subir de un piso a otro en su casa.

El “Doggie-vator”, el elevador para ayudar a sus Pugs ancianos

Sonya es terapeuta ocupacional y en su trabajo ve cómo miles de objetos cotidianos se han adaptado a las necesidades y comodidades de las personas. Como por ejemplo, las escaleras mecánicas.

Hace unos meses se sumó a su familia canina Bodhi, un perrete de 10 años que tenía un ligamento de la rodilla roto.

Entonces se empezó a plantear que cómo era posible que con la gran cantidad de productos diferentes que hay para las mascotas en el mercado, no existiese algo que ayudase a los perros ancianos a subir con comodidad las escaleras.

¡Así que se puso manos a la obra y construyó este ascensor al que llamó el “Doggie-vator”!

el doggie vator es un ascensor para perros
Vía Boredpanda – Mercury Press

Funcionamiento y construcción del elevador canino

Con la ayuda de su prometido y de sus padres, Sonya tardó unos 3 meses en realizar esta obra.

Para que funcione, el perro debe entrar en una pequeña caja de madera. Una vez dentro, el humano cierra la puerta para proteger al peludo. Se inicia el viaje con un botón de control remoto y cuando el elevador se detiene, el perro puede salir de la caja por una rampa.

¿No es maravilloso?

doggie vator
Vía Instagram @sonyakrayz
la rampa del elevador
Vía Instagram @sonyakrayz

La adaptación ha sido muy rápida

Sonya pensaba que iba a tener que pasar un largo tiempo acostumbrando a sus perretes a este elevador, pero la sorpresa fue que se adaptaron rápidamente a él.

El elevador para perros
Vía Instagram @sonyakrayz

Además de Bodhi, en la familia canina están George, de 13 años, Sam, de 10 y Emery, de 4.

La idea era que fuese usado por los mayores, pero a Emery también le gusta darse de vez en cuando un paseo en este ascensor tan curioso.

Esta historia es tan bonita para muchos que en poco tiempo se ha hecho viral.

Es maravilloso encontrarse con personas que piensan tanto en la comodidad de sus mascotas y adaptan hasta su vivienda a las necesidades de los peludos.

¡Ojalá muchas más se sumen a este ejemplo!

 

Foto de portada vía Boredpanda – Mercury Press

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Experta en contenido sobre mascotas y salud veterinaria, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.