Consejos para adiestrar a un periquito papillero

Consejos para adiestrar a un periquito papillero

¿No sabes lo que es un periquito papillero? Papillero significa que ha sido criado por personas, es decir, que se ha alimentado a base de papillas. Esto suele ser necesario, por ejemplo, cuando la madre rechaza a sus crías. Cuando criamos a un periquito desde ese primer punto, ese momento tan especial de su vida, puede surgir un vínculo muy fuerte entre los dos y convertirse en una excelente mascota, cariñosa y fiel.

Por si te lo preguntas, ¡sí! es posible adiestrar a un periquito papillero. ¡Te contamos cómo conseguirlo!

La confianza con tu periquito papillero, clave para adiestrarlo

La confianza con tu periquito papillero

Si quieres adiestrar a un periquito papillero, lo primero que debes hacer es ganarte su confianza. Realmente, esto ocurre con cualquier animal con el que queramos interactuar. Estos periquitos no suelen asustarse, pero aun así puede llevar un poco de tiempo que se habitúen a convivir con personas.

De hecho, necesitan hacerlo. Estos pájaros no sobrellevan bien la soledad, necesitan tener contacto y socializar cada día. Evita colocar su jaula en un lugar que no suelas frecuentar, ¡tenéis que relacionaros! Pero sin prisa: dedica cada día un rato a hablar con él, además de saludarle cuando pases por delante, con voz tranquila y dulce. Poco a poco, irá acostumbrándose a ti y sintiendo confianza.

Lo mejor es que durante los primeros días no intentes cogerlo, y si lo haces, vuélvelo a dejar en su jaula si no se siente cómodo. Si revolotea o se asusta, es normal; no fuerces la situación.

Como tendrás que darle comida cada día, eso te servirá de ayuda para que vaya confiando en ti y poco a poco se muestre más receptivo al contacto físico. ¡Recuerda! Al principio, especialmente si tú no tienes experiencia y si tu periquito es muy pequeño, es mejor no cogerlo: se te podría caer intentando escapar de tus manos, y una cría no necesita más que una leve caída para morir.

Salir de la jaula, paso a paso

Consejos para adiestrar a un periquito papillero

Cuando tu periquito papillero ya confíe en ti y esté acostumbrado a tenerte alrededor, podrás poco a poco empezar a sacarlo. Comienza metiendo tu mano en la jaula, con un poco de comida, y deja que se acerque. Tras unos días haciendo esto, es muy probable que se suba a tu mano o te deje cogerlo.

Mantenlo apoyado sobre tus dedos; esto le servirá para irse acostumbrando a lo que hará de ahora en adelante: la mayor parte del día apoyado en unos palos. Colócate sobre algo blandito, como una cama o un sofá, porque podría caerse.

¡Querrá alzar el vuelo antes de lo que crees! Si lo hace, es que se siente preparado, así que no se lo impidas. Eso sí, prepara la habitación cada vez que vayas a sacar al periquito papillero de la jaula: cierra puertas, ventanas, bloquea posibles rincones en los que podría quedarse atascado, objetos peligrosos (estufas, objetos puntiagudos, ventiladores encendidos…). Las aves son naturalmente curiosas, ¡hay que estar preparado!

Consejos para adiestrar al periquito papillero

Consejos para adiestrar al periquito papillero

Cuando ya seas capaz de sacar al periquito de la jaula y te permita sostenerlo sobre tu mano con confianza, ¡podrás ir avanzando en el adiestramiento! Será mucho más fácil si sigues estos consejos:

  • No intentes adiestrar a tu periquito papillero antes de que se haya adaptado a su nuevo hogar, podría ser muy estresante para él y sólo conseguirás que se asuste.
  • El adiestramiento en positivo con el uso de golosinas es muy efectivo, pero recuerda, ¡no debes abusar de ellas! Además, como es lógico, para poder dárselas tu periquito tiene que haber aprendido ya a comer por su cuenta.
  • Las sesiones de entrenamiento deben ser cortas, ya que si no se agobia y se cansa. Lo ideal es hacer sesiones de 10 – 15 minutos un par de veces al día.
  • Utiliza siempre palabras afectuosas, caricias y voz suave para dirigirte a él, así se relajará y estará más receptivo.
  • Con constancia, paciencia y cariño podrás enseñarle montones de cosas: venir cuando le llamas, moverse al son de la música, posarse en sitios concretos…

¡Estamos seguros de que tu periquito papillero aprenderá pronto montones de cosas! Con cariño y paciencia conseguirás todo lo que te propongas. ¡Prepárate para echarle horas!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post