Todo sobre la artritis en perros

Todo sobre la artritis en perros: Causas, síntomas y tratamiento

¿Quieres saber más sobre la artritis en perros? Si tu perro está enfermo de artritis, ¡no te preocupes! Te contamos bien qué es para que puedas entenderla mejor y te damos consejos para cuidar a tu peludo de la mejor manera posible. ¡Sigue leyendo!

Qué es la artritis en perros

Qué es la artritis en perros
(Foto via: animalasmascota)

La artritis canina funciona igual que la humana, se trata de una inflamación de las articulaciones. Esta condición puede tener diferentes causas, como:

  • Una infección
  • Un traumatismo (golpe)
  • Predisposición genética
  • Mecanismos autoinmunes del propio cuerpo
  • En el caso de los perros mayores, artritis degenerativa, conocida también como artrosis u osteoartritis.

La más frecuente de todas es la última, se trata de una enfermedad degenerativa que afecta a perros ancianos; pero también puede darse en perros jóvenes por cualquiera de las otras razones.

¡Es más común de lo que piensas! Se estima que uno de cada cinco perros tiene artritis. En los perros ancianos, el cartílago que une las articulaciones se va desgastando, provocando que los huesos rocen entre ellos. Esto dificulta los movimientos y produce dolor. Por otro lado, en casos avanzados pueden crecer protuberancias en los huesos, llamados espolones, que al presionar los nervios causan mucho dolor.

Síntomas de la artritis en perros

Síntomas de la artritis en perros
(Foto via: euroresidentes)

¿Cómo detectar la artritis en perros? ¿Se puede? ¡Sí! La artritis canina se puede observar a través de los movimientos de tu perro. Un perro con artritis mostrará:

  • Rigidez
  • Limitación de movimientos
  • Dificultad para saltar, subir y bajar escaleras, subir al sofá…
  • Dificultad para tumbarse y levantarse
  • Articulaciones inflamadas, incluso deformadas si la enfermedad está muy avanzada
  • Chasquidos al moverse
  • Dolor, aunque en las primeras etapas de la enfermedad los perros no suelen quejarse, sólo cuando ya alcanzan un estado más grave

¿Has detectado alguno de estos síntomas de artritis en perros en tu amigo? ¡Ve al veterinario cuanto antes! Es importante comenzar el tratamiento lo antes posible para que no vaya a peor.

Tratamiento de la artritis canina

Tratamiento de la artritis canina

La artritis en perros no es fácil de curar, las enfermedades degenerativas son muy complicadas. Pero un buen tratamiento puede ayudar mucho a tu mascota a sentirse mejor, le aliviará los dolores y le devolverá una buena calidad de vida.

No podemos determinar un tratamiento concreto, ya que se aplica en función de cada caso; las características, causas, gravedad y otros factores influyen en el que será el tratamiento más adecuado para la artritis canina. Por lo general, a grandes rasgos, estas terapias se componen de:

  • Fármacos: antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos.
  • Suplementos vitamínicos: es muy importante frenar el desgaste del cartílago cuanto antes para que la cosa no vaya a peor. Se utilizan mucho los elementos antioxidantes, el omega 3 y la condroitina.
  • Cirugía: en casos complicados puede ser necesario pasar por quirófano para aliviar los dolores y la inflamación del perro.

Cuidados de un perro con artritis

Cuidados de un perro con artritis

Si se ha confirmado que estás ante un caso de artritis en perros, debes seguir todas las indicaciones y tratamientos que el veterinario considere. Como complemento, hay ciertos cuidados que puedes darle a tu perro en casa:

  • Cuida su dieta. Es muy importante que tu perro no engorde, su artritis empeorará mucho si sus articulaciones tienen que soportar mucho peso. Dale una alimentación sana y equilibrada y evita a toda costa que gane más peso del necesario.
  • ¡Cúrcuma! ¿Sabías que esta especia asiática puede ayudar mucho a aliviar la artritis? Es que, de hecho, tiene propiedades antiinflamatorias. Con mesura, puedes espolvorear un poco de cúrcuma sobre su comida. Otra forma es hacer infusión de raíz de cúrcuma y dárselo de beber o mezclado con su comida.
  • No dejes de lado el ejercicio. Debe ser moderado y adecuado a su condición física, pero que tenga artritis no significa que deba convertirse en un perro totalmente sedentario. La falta de ejercicio físico hará que empeore su estado. La natación es una excelente opción: los movimientos dentro del agua no duelen y son muy efectivos.
  • Evita que dé saltos, sube y baje escaleras… Si tienes escaleras en casa y debe usarlas, ¡fabrica rampas temporales con una chapa!
  • Dale una vida tranquila: evita situaciones que le causen estrés, ansiedad o irritación. Cuanto más querido y relajado se sienta, ¡mejor!

 

En muchos casos, la artritis es irreversible; pero como ves, puedes hacer mucho para que se sienta mejor y que esta enfermedad no condicione excesivamente su vida. ¡Un perro bien cuidado es un perro feliz!

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post