Descubre cómo es tener una ardilla como mascota

Descubre cómo es tener una ardilla como mascota

¿A quién no le parecen monísimas las ardillas? ¡Son tan adorables! Pero… ¿es posible tener una ardilla como mascota? ¡Sí, se puede! En este nuevo artículo, te damos todos los consejos que necesitas para cuidar a una ardilla en casa.

Cómo tener una ardilla como mascota

Cómo tener una ardilla como mascota
(Foto via: youtube)

Tener una ardilla como mascota no es una tarea fácil, no te vamos a engañar. ¡Pero no imposible! Si quieres darle la mejor oportunidad a una ardilla, sea adulta o bebé, ¡no te puedes perder lo que tenemos que contarte! Lo primero que necesitas para tener una ardilla es:

Su jaula

Debe ser adecuada, ¡no vale cualquier cosa! Cuando se tiene una ardilla como mascota, o cualquier otro roedor, la jaula es fundamental.

Lo más importante es el tamaño, debe ser suficiente para que pueda moverse con toda libertad, colocar dentro sus objetos necesarios y juguetes, su lecho… ¡Para montar su pequeña casita! Además, necesitará un trozo de madera dura para roer y desgastar sus dientecitos, un comedero y una botella de agua para roedores.

Las ardillas son muy activas y necesitan bastante espacio. Además de tener una jaula grande, es importante que pueda salir un poco a corretear por casa cada día, pero siempre tomando medidas de seguridad: que no pueda escapar ni hacerse daño con objetos de casa.

Si tienes una ardilla bebé, cuida su temperatura

Si tienes una ardilla bebé
(Foto via: schnauzi)

Si vas a hacerte con una cría de ardilla como mascota, ten en cuenta un aspecto muy importante: no pueden regular su temperatura corporal por sí mismas, necesitan ayuda externa.

Es muy buena idea colocar una manta o cojín caliente cubriendo la mitad del suelo de su jaula. Así podrá calentarse cuando lo necesite y tener otra zona fresquita para cuando tenga demasiado calor. ¡Tampoco te pases de calor! Basta con que esté tibia, a unos 36 grados.

Alimentación de la ardilla

Alimentación de la ardilla
(Foto via: irisbebe)

La alimentación si tienes una ardilla como mascota dependerá de su edad. Si es adulta, lo mejor es optar por pienso para roedores, pero si es un bebé, tendrás que utilizar sustitutos de leche materna y dársela muy poco a poco con una jeringuilla, ¡con mucho cuidado!

La mejor forma de alimentar a una ardilla bebé es:

  • 2 – 3 semanas de edad: 5 tomas diarias, comenzando los primeros días por 1,5 ml y aumentando poco a poco hasta 3 ml.
  • 4 – 5 semanas de edad: 4 tomas diarias, comenzando por 3,5 ml y aumenta hasta 5 ml poco a poco.
  • 6 – 7 semanas de edad: 4 tomas diarias, empezando por 6 ml, continuando hasta 9 ml.
  • A partir de 8 semanas: 2 tomas de leche al día de 10 – 14 ml. Además, empieza a introducir trocitos de alimento sólido. Poco a poco ve disminuyendo la cantidad de leche y aumentando la de sólido hasta descartar el biberón por completo.

 

Te recomendamos que si quieres tener una ardilla acudas a un criador de confianza y elijas la mejor calidad para sus accesorios y alimentos. Es mejor no darle alimentos para otro tipo de animales, como gatos o conejos. ¿Preparado para tener tu propia ardilla?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post