los collares antiladridos para perros

Collares antiladridos: ¿sí o no?

Nadie puede negar que vivir con el constante sonido de un perro ladrando a nuestro lado es desagradable. Por ello, y para facilitar que el perro reduzca su ladrido, en el mercado existen los conocidos collares antiladridos. ¿Qué son? ¿Es realmente bueno utilizarlos? Si quieres conocer las respuestas, ¡te invitamos a que sigas leyendo!

¿Qué son los collares antiladridos?

Los ladridos son una forma de comunicación de nuestros perros. Sin embargo, hay ocasiones en las que el ladrido es excesivo, se escapa de lo normal y hay que actuar con entrenamientos.

Educar a un perro para que no ladre cuando lo hace mucho, no es una tarea sencilla. En muchas ocasiones habrá que recurrir a un educador canino experto para que nos ayude. Sin embargo, muchas personas optan directamente por echar mano de los collares antiladridos para esta tarea. El camino fácil.

qué son los collares antiladridos para perros

A rasgos generales, se pueden definir los collares antiladridos como unos collares que se colocan en el cuello del perro y que cuentan con un pequeño dispositivo que reacciona ante el ladrido, con el fin de que este cese.

La forma de reaccionar dependerá del tipo de collar antiladrido, sin embargo, cabe destacar que los estímulos que envía son negativos. De esta manera, la forma de aprendizaje del perro se aleja del adiestramiento en positivo, ese que siempre se recomienda. Y es por ello que este tipo de objetos crea tanta polémica.

Los collares antiladridos más comunes son:

El collar antiladrido con ultrasonido

El oído canino es capaz de percibir frecuencias sonoras mucho más agudas que las que percibimos los humanos. Cuando el perro ladra, este dispositivo emite un sonido muy agudo y molesto para el animal, pero que es imperceptible para nosotros.

Collar antiladrido con descarga eléctrica

Ante el ladrido canino, este collar reacciona emitiendo una pequeña señal eléctrica.

Collar antiladrido para perros con spray

Este tipo de collares lo que hace para disuadir al animal es que rocía un chorro de spray hacia su hocico. Dicho spray suele ser de árbol de limón, pero hay diferentes tipos, algunos inoloros.

El collar antiladrido con vibración

Ante el ladrido canino, este tipo de collar emite una vibración también desagradable para el animal.

Todos estos collares se presentan en el mercado como inofensivos. Sin embargo, en muchos casos, la intensidad de las descargas y de las vibraciones va aumentando si el ladrido persiste.

Por ello, y teniendo en cuenta que en todos los casos, como hemos dicho, el estímulo empleado es negativo para el animal, es normal que su uso provoque bastante controversia por su forma de funcionar.

collares antiladridos con sonido y vibración
Vía Amazon

Opiniones encontradas sobre el uso del collar antiladrido

Aunque algunas personas apoyan el uso de los collares antiladridos, son muchísimos los expertos que desaconsejan su uso por diferentes motivos.

Os vamos a exponer los principales, con el fin de que saquéis vuestras propias conclusiones.

1. Su uso se basa en el castigo

No solo pegar a un animal para inhibir un comportamiento desagradable es un castigo (además de algo ilegal). Hay muchos tipos de castigos, básicamente todo aquello que se base en el refuerzo con cosas negativas: poner el bozal para que no ladre, encerrar al animal, gritarle…

Y aunque es cierto que no es lo mismo un golpe o una descarga eléctrica que una vibración o un ultrasonido, estos dos últimos también son estímulos negativos para el perro.

2. Se controla el ladrido, pero no se trata el problema base

Cuando el ladrido de un perro se descontrola, es síntoma de un problema mayor. Es decir, el ladrido continuo de un animal es consecuencia de algo que estás pasando por alto.

Si te centras en parar el ladrido canino, puede que lo consigas, pero el problema real no desaparecerá. ¿Y qué pasará entonces? Que tu perro comenzará a desarrollar otro tipo de conductas negativas.

Por ejemplo, el estrés, la ansiedad, el aburrimiento, la falta de ejercicio físico y de estímulos mentales, suelen ser algunas de las causas de un ladrido continuo. Si usas collares antiladridos para controlarlo, pero no tratas eso otro, puede que sí, que dejes de oír a tu perro ladrar por casa… porque ahora comience a centrarse en destrozar tus muebles.

3. Provocan daños en el animal

Aquí es donde debemos emplear la lógica.

Por mucho que estos dispositivos se presenten en el mercado como “inofensivos”, si realmente lo fuesen al 100% no cambiarían en nada la conducta del perro, ¿no creéis? Sería como si llevasen un collar completamente normal.

Por lo tanto, y aunque los estímulos que lancen, a priori, parezcan inocuos, debemos tener claro que no lo son.

Piensa en ti mismo. ¿Cómo te sentirías si cada vez que hablas escuchas un pitido muy molesto, pero necesitas hablar para expresarte? Acabarías con un dolor de cabeza y de oídos terrible. Incluso si es continuado, podría provocarte desorientación. Pues igual sucede con tu perro.

O si recibieses una pequeña descarga eléctrica en el cuello por lo mismo y esa descarga fuese a más hasta que te callases. ¿No crees que te dolería?

Por otro lado, está el daño emocional que esto genera en el animal.

Como decíamos, ese ladrido es fruto de un problema emocional (estrés, ansiedad…). Al prohibirle ladrar, lo que estamos haciendo es prohibir que se libere y, además, utilizando el castigo, es decir, metiéndole miedo en el cuerpo. Con lo cual, el problema raíz seguirá, pero además se le sumará la frustración (por no poder expresarse) y el miedo (si lo hace).

los collares antiladridos no son aconsejables

Desde Wakyma tenemos claro que el uso de este tipo de objetos no es lo aconsejable por todos los motivos expuestos. ¿Qué opinas tú?

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 5 =