Lo que no debes hacer con el bozal de tu mascota

Lo que no debes hacer con el bozal de tu mascota

En algunas ocasiones es obligatorio que nuestra mascota lleve bozal. Sin embargo, debes tener en cuenta ciertos aspectos a evitar con respecto a este elemento. No pasarlos por alto ayudará mucho a tu mascota.

Lo que NO debes hacer con el bozal de tu mascota

Lo primero que debes tener en cuenta es que existen diferentes tipos de bozal, por eso, tienes que considerar ciertos aspectos para elegir el mejor para tu mascota.

Una vez elegido el correcto, mucho ojo con cometer estos errores.

cosas a evitar con el bozal de tu mascota

1. Ponerle el bozal sin haberlo acostumbrado previamente

Como en el caso de la correa y arnés o del transportín, acostumbrar a un perro al uso del bozal requiere de unos pasos previos antes de sacarlo a la calle con él puesto.

Introduciéndolo poco a poco en su rutina, el animal se irá habituando a él y no lo verá como una amenaza.

2. Usarlo para que el perro no ladre

Está claro que los perros que ladran en exceso tienen un problema de conducta que hay que solucionar. Pero hay otra cosa también clara: el bozal no es la solución.

Hay que buscar la raíz del problema, que normalmente tiene un origen como el estrés o la ansiedad y ponerle remedio a eso.

Si se usa el bozal para evitar los ladridos caninos, probablemente el problema empeore.

3. Emplearlo para acabar con la agresividad y las mordidas

Como en el caso anterior, los problemas de agresividad y destrozos tienen su origen, casi siempre, en conflictos emocionales como la ansiedad.

Si tu perro ya de por sí está ansioso, estresado o asustado y tu método para acabar con ello es ponerle el bozal, todo irá a peor.

4. Usar el bozal de tubo durante mucho tiempo seguido

El bozal de tubo es un bozal en forma de cilindro que inmoviliza por completo la boca del animal y solo deja abierta la parte delantera.

Por su forma, no permite al animal abrir y cerrar la boca, lo cual les impide jadear (algo muy importante, ya que gracias a ello regulan su temperatura corporal) o beber agua, por ejemplo.

Es por ello que el uso de este bozal no está aconsejado durante un tiempo prolongado.

5. Poner al perro el bozal y dejarlo sin supervisión

No es recomendable depositar al 100% la confianza en un bozal y desentenderte.

Puedes haber cometido un error al colocarlo y que se caiga o que se rompa en el momento menos apropiado, con las consecuencias negativas que ello podría conllevar.

6. Emplear el bozal para evitar que dos perros se peleen

Como en casos anteriores, el uso del bozal no puede ser empleado como medida para evitar que dos perros se peleen. Estos pueden enfrentarse incluso con él.

Lo mejor: búsqueda de la raíz del problema y el adiestramiento para evitar la agresividad canina.

el bozal de tu mascota

7. Poner solo el bozal en los momentos más críticos

Si solo colocas el bozal a tu mascota cuando lo vas a llevar al veterinario, por ejemplo, dado que esa no es una visita agradable para él, asociará el bozal con algo negativo.

Por ello, además de acostumbrarlo poco a poco a su uso, debes ponérselo de vez en cuando en casa o en momentos aleatorios en los que no sea de uso obligatorio, para que lo vea como algo normal.

8. Usarlo como método de castigo

Si ya de por sí el perro rechaza el bozal (por no estar habituado a él, por ejemplo) y tú además lo usas como método de castigo cuando se porta mal, la respuesta puede ser la agresividad.

9. Ponerle el bozal para evitar destrozos en casa

Las causas por las que un perro provoca destrozos en el hogar pueden ser muchas: desde que le faltan estímulos físicos y/o mentales, sufre ansiedad por separación, estrés, es un cachorro al que le están saliendo los dientes y muerde todo para aliviar el dolor…

Siempre hay una causa y, por lo tanto, una posible solución. Pero esa solución no es el bozal.

Además de causarle rechazo, el perro puede hacerse daño intentando quitárselo o continuar con esos destrozos con él puesto.

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 3 =