Cómo alimentar al camaleón de Yemen

Cómo alimentar al camaleón de Yemen, ¡es muy fácil!

¿Te encantan los camaleones y te gustaría tener uno como mascota? Cada camaleón es diferente, por lo que su alimentación también lo es: aunque sea común en la base, cada especie necesita diferentes cantidades de nutrientes. En este post te hablamos de la alimentación de un camaleón majestuoso y espectacular, el camaleón de Yemen. ¡No te lo pierdas!

La alimentación del camaleón de Yemen

La alimentación del camaleón de Yemen

El camaleón de Yemen se alimenta sobre todo de insectos. Tiene una lengua ágil y pegajosa, perfecta para cazar a estos pequeños animales. Sus favoritos son los de color verde, pero se puede alimentar también de gusanos, cucarachas, langostas… ¡lo que encuentre en su entorno!

En el caso de tener un camaleón de Yemen como mascota, podrás hacerte con estos insectos en tiendas para animales y centros veterinarios especializados en exóticos. Además de insectos, este camaleón come vegetales para hidratarse; en casa puedes ofrecerle brotes frescos, lechuga, frutas y verduras… de todo menos cítricos. Lechuga, melón, sandía, brotes tiernos para ensalada… son alimentos deliciosos y muy ricos en agua. Le encantarán y le mantendrán hidratado.

Para hacer que la dieta del camaleón de Yemen sea lo más completa posible, puedes darle complementos vitamínicos y de calcio, aunque te recomendamos que consultes siempre a un veterinario antes de hacerlo.

Nutrición de camaleones jóvenes y gestantes

Nutrición de camaleones jóvenes y gestantes

Si tienes un camaleón de Yemen muy joven o una hembra gestante, esto modifica sus necesidades y deberás tenerlo en cuenta al alimentarlo.

Comerán más o menos lo mismo que el resto de camaleones, pero es cierto que necesitarán tomar complementos alimentarios más a menudo; mientras que otro ejemplar tomaría vitaminas y calcio extra un par de veces por semana, una hembra gestante o un camaleón joven necesitará aproximadamente el doble.

Para asegurarte de que tu camaleón no tiene ninguna carencia nutricional, consulta a tu veterinario y llévalo a revisiones rutinarias periódicamente. Muchas veces no nos damos cuenta de que están mal alimentados hasta que ya hay un problema visible. ¡Evita llegar a eso!

 

Y a ti, ¿te gustaría tener un camaleón de Yemen?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post