Tos de las perreras

Tos de las perreras, todos los síntomas y tratamiento

La tos de las perreras, o como la conocen los veterinarios, traqueobronquitis infecciosa canina, es una enfermedad muy contagiosa que afecta al sistema respiratorio de los perros. Se suele dar con mayor frecuencia en lugares donde conviven muchos perros juntos, como las perreras. Por eso se la conoce popularmente con ese nombre.

Si crees que tu perro puede haberse contagiado de tos de las perreras, continúa leyendo este artículo donde te desvelamos todas las incógnitas de esta enfermedad.

Qué es la tos de las perreras

La tos de las perreras es un virus altamente contagioso. Ya lo es por sí solo, pero en ocasiones la enfermedad se complica aún más al entrar en juego otros virus patógenos, como el de la parainfluenza.

Como comentábamos, la tos de las perreras afecta al sistema respiratorio; le produce una infección que puede variar en gravedad en función de agentes externos como el ambiente en el que el perro viva, el tiempo que lleve infectado o la presencia de otros virus. Puedes hacerte una idea de cómo funciona la tos de las perreras, es la enfermedad canina más similar a la gripe humana.

Se trata de una enfermedad bastante común, a pesar de que la mayoría de perros están vacunados. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, no es grave y puede curarse fácilmente.

¿Cómo contraen los perros la tos de las perreras?

Tos de las perreras

La tos de las perreras es más frecuente en lugares donde conviven muchos perros, como criaderos o protectoras. El contagio de la tos de las perreras se produce por vía oral o nasal, ya que los agentes víricos se transmiten por el aire. Es por eso que el contagio es muy difícil de controlar en ese tipo de lugares.

Los más susceptibles a contraer tos de las perreras son los cachorros de menos de seis meses, ya que su sistema inmune no está completamente desarrollado.

Síntomas de la tos de las perreras

Síntomas de la tos de las perreras

Los síntomas de la tos de las perreras son muy fáciles de identificar. El perro enfermo comienza con una tos muy seca, fuerte y constante. ¿Por qué? Las cuerdas vocales se inflaman y eso le causa mucha molestia, que intenta aliviar con la tos.

Según la enfermedad avanza, la tos se ve acompañada de expectoración; es decir, el perro intenta expulsar los gérmenes acumulados en su sistema respiratorio. Esta expectoración puede confundirse con una especie de vómito. Si a tu perro le ocurre, lo mejor es guardar una muestra y llevarla al veterinario para que la analice, ¡eso facilitará mucho el diagnóstico!

Además de estos síntomas, la tos de las perreras también produce malestar general (tipo gripal), cansancio, falta de apetito, exceso de sueño… Si observas este tipo de síntomas en tu perro, ¡no dudes en acudir a tu veterinario lo antes posible! Si no se trata a tiempo, la tos de las perreras podría derivar en una pulmonía.

Tratamiento de la tos de las perreras

La tos de las perreras tiene tratamiento

Pero…¿tiene tratamiento? Sí, si se confirma que tu perro ha sido contagiado por la tos de las perreras, el veterinario te hará seguir una serie de pasos para curar esta enfermedad. Así se lleva a cabo el tratamiento de la tos de las perreras:

  • Lo primero es aislar al perro, especialmente si tienes más mascotas en casa, para evitar que propague el virus. Necesitará estar en una habitación para él solo durante al menos siete días.
  • Una vez aislado, la enfermedad se puede erradicar con medicamentos. En función de la gravedad, el veterinario optará por recetar antibiótico y/o antiinflamatorios.
  • Las patologías de tipo vírico hacen que sea imposible determinar un tratamiento común a todos los enfermos: cada perro necesitará uno u otro en función de su estado.
  • Es muy importante mantener una buena hidratación, especialmente si el perro se encuentra cansado y no quiere comer. De este modo, ayudaremos a diluir la mucosidad y la enfermedad desaparecerá mucho más deprisa.

 

El mejor tratamiento… ¡la prevención!

Mejor prevenir que curar, ¿no? En los establecimientos de animales, como perreras, protectoras, clínicas veterinarias… hace falta llevar siempre un control exhaustivo de la higiene para evitar en la medida de lo posible que agentes patógenos como el de la tos de las perreras se propaguen y contagien a todos los que se encuentran allí.

Si quieres evitar que tu peludo amigo contraiga la tos de las perreras, lo mejor que puedes hacer para empezar es llevarlo a vacunar. ¡No olvides seguir siempre el calendario de vacunaciones de tu mascota! Sin vacunas, el perro queda completamente desprotegido y vulnerable a todo tipo de enfermedades.

 

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post