la tarántula como mascota

La tarántula como mascota

Hay personas que no llevan bien eso de conformarse con lo normal y deciden optar por mascotas realmente extrañas. En este caso, vamos a hablar de la posibilidad de tener una tarántula como mascota. Sí, sí, ¡has leído bien! Porque posible es. ¡Hablemos sobre ello!

Conociendo un poco más a las tarántulas

La aracnofobia (fobia a las arañas) es una de las fobias más comunes entre las personas. Sin embargo, hay gente que, por el contrario, ama tanto a estos animales que deciden tener una tarántula de mascota.

La tarántula es una araña que forma parte del grupo Theraphosoidea, más concretamente de la familia Theraphosidae.

Estos arácnidos están divididos en 123 géneros y hay, nada más y nada menos que… ¡más de 900 especies! Eso sí, obviamente no todas las tarántulas son aconsejables como mascotas. Pero de ello hablaremos más adelante.

es posible tener una tarántula como mascota

Su cuerpo está formado por un exoesqueleto (esqueleto externo) hecho de quitina. Si ya de por sí su aspecto puede ser inquietante, que tenga 8 patas para acercarse a ti y 8 ojos para mirarte, lo complica más. Aunque bueno, por esos 8 ojos solo pueden distinguir luz y oscuridad.

También cabe destacar que su cuerpo está recubierto de pelo, el cual, además de protegerle, le sirve como defensa.

Cuando un depredador se acerca, pueden liberar algunos de esos pelos causando urticaria en su contrincante y haciendo que se aleje o que se despiste el tiempo necesario para que la tarántula pueda escapar.

En cuanto a los colores de este arácnido, predominan el negro, el marrón, rosa, azul, gris, rojo o naranja, pudiendo ser de un solo tono o combinando varios de ellos al cambiar el de sus patas o abdomen.

El comportamiento de la tarántula como mascota

Dada su mala fama es muy normal que te preguntes si es seguro tener una tarántula en casa.

Lo cierto es que, a pesar de la gran variedad de tarántulas que existen, la mayoría de ellas no son venenosas y, por lo tanto, no representan un peligro.

Pero como en el caso de cualquier otra mascota, solo es recomendable tenerla si se está seguro de que se le pueden proporcionar todos los cuidados que necesita.

Por otro lado, y siguiendo con el tema de la seguridad, aunque estos arácnidos no son agresivos, no lo son por naturaleza, pero eso no le impide defenderse si se sienten amenazados.

Por ello, nadie está libre de recibir una mordedura en un determinado momento. Eso sí, aunque duela, si la tarántula no es venenosa, no habrá peligro para la vida, aunque sí puede causar inflamación, picor, erupciones…

Lo ideal en esos casos es aplicar primeros auxilios mientras se acude a un centro médico. Es esencial lavar la mordedura con agua y jabón y colocar hielo cubierto con un paño durante 10 minutos, repitiendo el proceso varias veces dejando unos minutos de descanso entre una aplicación y otra.

Algo que debes tener claro si quieres tener una tarántula como mascota es que no puedes esperar de ella lo mismo que de otros animales de compañía más comunes, como perros o gatos.

comportamiento de la tarántula como mascota

Para empezar, a pesar de su inteligencia, no pueden ser adiestradas. La reproducción de patrones de conducta no entra en su plan de vida, más allá de alguno relacionado con la supervivencia.

También hay que tener claro que a las tarántulas no se les debe molestar. No busques jugar con ella o que te dé cariño. No les gusta ser manoseadas, así que es mejor proporcionarles el territorio adecuado y no intentar perturbar su tranquilidad.

Otros datos y consejos para tener una tarántula como mascota

Toma nota de los consejos a seguir si quieres tener una tarántula como mascota.

1. Consulta con un profesional cuáles no son venenosas

Como decíamos antes, aunque hay muchas especies de ellas, las hay que no son venenosas. Y además de no ser venenosas, hay que escoger aquellas que sean más pacíficas.

Lo ideal es que consultes con un profesional cuál es la que más te conviene.

Te recomendará que huyas de la Babuina naranja o la tarántula gigante. Son de las más peligrosas que existen. Sin embargo, sí que son recomendables algunas como la Chilena de pelo rosa, la Redleg o la tarántula pollito. 

2. La alimentación de la tarántula

Uno de los cuidados principales que debes ofrecerle es una buena alimentación. Para ello, debes ser consciente de que la dieta de las tarántulas se basa, principalmente, en insectos.

Por suerte para ti, las tiendas especializadas en mascotas ya venden este tipo de alimentación para animales, así que te librarás de tener que atraparlos por ti mismo (aunque puedes hacerlo, si lo prefieres).

El manjar favorito de la tarántula es el grillo, pero también comen saltamontes, cucarachas, gusanos, langostas, etc.

Lo cierto es que no comen mucho, ni siquiera lo hacen todos los días. Dependiendo de la especie o el tamaño, puede comer, tan solo, de 2 a 6 insectos por semana. Lo que sí es importante es que si una vez ofrecido el alimento, no lo come en las siguientes horas, es mejor retirarlo de su terrario y esperar al día siguiente para volver a ofrecérselo.

El mejor momento para la alimentación es la noche. Para dárselo, el insecto a ofrecer debe estar vivo. Cógelo con unas pinzas e introdúcelo en el terrario.

Si en el momento de alimentar a tu tarántula esta está muy cerca de la abertura, debes hacer lo posible por retirarla, sin hacerle ningún tipo de daño.

También hay que colocar un poco de agua en un pequeño tazón que quede al alcance de arácnido.

Más allá de esto, en la naturaleza y dependiendo del tipo de tarántula del que se trate, las hay que además de insectos comen pequeños reptiles, ratones o, incluso, aves.

la alimentación de la tarántula como mascota

3. Viven mucho

Otro dato importantísimo a tener en cuenta es que las tarántulas viven mucho tiempo.

La esperanza de vida de los machos suele rondar los 6 años, mientras que las hembras pueden llegar hasta los 14.

Sin embargo, hay otras especies que pueden alcanzar los 30 años.

4. No hay que juntar a dos tarántulas en un mismo terrario

¿Que una tarántula como mascota te parece poco? Pues que sepas que tener dos no es la mejor idea del mundo.

Las tarántulas son animales que aman la soledad. Incluso durante el apareamiento, el macho debe tener precaución de no ser devorado por la hembra.

Si juntas a dos tarántulas en un terrario, lo más probable es que comiencen a pelearse hasta que una se convierta en la cena de la otra o ambas acaben heridas de gravedad.

5. El terrario

A la tarántula hay que proporcionarle un terrario de tamaño medio para vivir, de unos 20 litros, y acondicionarlo correctamente.

Este debe tener un fondo de unos 4 o 5 centímetros de tierra  que le permita excavar y hacer agujeros donde refugiarse.

Del mismo modo debe contener otros elementos como una piedra y estructuras de ramas por las que pueda trepar.

6. El especialista

No cualquier veterinario está especializado en este tipo de mascotas, así que antes de acudir con la tarántula en la mano al que sueles llevar a tu perro, mejor pregúntale por teléfono.

Además, seguramente la misma persona que te haya acercado a esta peculiar mascota, puede darte ya muchas indicaciones sobre ella.

7. Manipular a una tarántula

Puedes tocar a tu tarántula, pero no es aconsejable que lo hagas durante mucho rato. Esto quiere decir que no estés más de unos segundos.

Si la quieres acariciar, haz el movimiento con el dedo a favor del pelo y no al contrario. Sin embargo, no pienses que ella lo está tomando con un gesto afectivo. Más bien, simplemente verá tu dedo como una amenaza, así que cuidado.

Si en algún momento debes sacar a la tarántula del terrario, lo ideal es que uses un trozo de cartón o una caja con ventilación. Su abdomen es muy sensible, así que si la coges con la mano y por lo que sea, se cae, puede reventarse el abdomen.

ventajas y desventajas de tener una tarántula como mascota

Ventajas y desventajas de tener tarántulas como mascotas

Lo bueno de tener una tarántula como mascota es que es un animal que no molesta.

No es ruidoso, no emite malos olores y sus cuidados son básicos y no muy costosos, especialmente por la poca cantidad de comida que ingieren.

Sin embargo, como podéis ver, no es el concepto de mascota que solemos tener en mente, pero su tenencia sí requiere de la misma responsabilidad.

Por eso, es mejor que te informes bien de todo lo que conlleva el vivir con una tarántula para saber si, en tu caso, es la mejor opción.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + dos =