sillas de ruedas para perros

Sillas de ruedas para perros: ¿cómo son?

Atropellos, enfermedades, maltrato… son muchas las razones por las que un perrito puede perder sus patas o la movilidad en las mismas. Ante esto, muchos propietarios se han visto en la difícil situación de tener que aplicar la eutanasia a sus mascotas por no encontrar una solución, pero hoy te vamos a hablar de una de ellas: las sillas de ruedas para perros.

¿Cómo son las sillas de ruedas para perros?

Las sillas de ruedas para perros son un mecanismo hecho con tubos o barras de diferentes materiales que se ajusta al cuerpo del can gracias a una especie de arnés y que incorpora ruedas para ayudar en sus movimientos a aquellos peluditos que han perdido la movilidad de sus patas.

sillas de ruedas para perros con discapacidas
Vía dogweb

Las más comunes son las que tienen las ruedas en la parte trasera, sirviendo de apoyo para aquellos perros a los que no les funcionan las patas posteriores. Sin embargo, también hay sillas con ruedas en la parte delantera o, incluso, con cuatro ruedas.

Las sillas de ruedas le dan al perro autonomía y lo más importante: la oportunidad de seguir teniendo una vida digna. ¡Pero estos son solo algunos de sus beneficios!

Beneficios de las sillas de ruedas para perros

Además de que con ellas el animal recupera su autonomía y actividad física, estas sillas tienen otros beneficios para los peludos.

La actividad física va ligada a la salud mental del can, con lo cual, si este mecanismo le ayuda a volver a realizar actividades tan necesarias para el perro como pasear por el parque, su mente también estará sana.

Por otro lado, la actividad de su cuerpo ayuda a mejorar la digestión, evitar el estreñimiento y aumentar el apetito, que muchas veces disminuye por la apatía que les causa no poder moverse bien.

Estas sillitas también ayudan a que el perro no sufra úlceras en su piel debido a la inmovilidad, pero también evita quemaduras y heridas provocadas por el arrastre continuo de las patas por el suelo si estas están completamente inmovilizadas.

sillas de ruedas para perros
Vía ortocanis

¿Cuándo se usan?

Las sillas de ruedas para perros se pueden usar como ayuda o como un apoyo completo. Te lo explicamos:

Cuando decimos que funcionan como ayuda pueden destinarse a perros que no han perdido del todo la movilidad, pero la tienen reducida. Con estas sillas podrán recuperar autonomía e, incluso, si se está usando en un proceso de rehabilitación, puede ayudarle a recuperar mejor la movilidad.

Por otro lado, si se produce una parálisis completa del tren posterior de los perros, la silla le ayudará como apoyo total. Esto puede suceder por un accidente, una amputación o una enfermedad degenerativa avanzada, como la artrosis o displasia de cadera.

¿Cuánto cuestan?

En el mercado existen varios modelos de sillas de ruedas para perros.

Hay profesionales que realizan sillas de ruedas para perros completamente únicas para el can, en base a sus características y necesidades. Son sillas hechas a medida.

Pero también están las sillas ajustables, que se compran y una vez en casa se ajustan al perro teniendo en cuenta sus medidas, concretamente, su peso y la distancia que hay entre el suelo y la ingle.

Estas suelen ser las más recomendables, ya que si las características físicas del perro cambian, se puede adaptar a la nueva situación.

Por Internet se puede acceder a estas sillas de ruedas para perros y su precio varía en función de la calidad y de las posibilidades que ofrece (si es ajustable, si es hecha a medida, sus materiales, etc.). El valor suele oscilar entre los 55 euros y los 250.

Además, también existe la opción de alquilar la silla si tu perro la va a usar solo temporalmente.

En cualquiera de los casos, siempre deberías tener un buen asesoramiento profesional antes de decantarte por una silla de ruedas u otra, ya que para elegirla debes considerar, no solo cuánto pesa y mide el perro, sino otros aspectos muy importantes como dónde vive el perro, por dónde sale a pasear, cuánto sale, etc.

Sabemos que no todos tienen la oportunidad de comprar una de estas sillas a su mascota por más que quieran, pero hay personas y asociaciones que las fabrican de manera artesanal y las ofrecen gratuitamente e, incluso, si tienes un poco de habilidad, puedes construirla tú mismo. ¡Tu mascota lo merece! Antes de abandonar o dormir a tu mascota porque tiene sus patitas dañadas, recuerda que hay muchas más opciones.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post