La estrecha amistad entre un lobo y un perro

La estrecha amistad entre un lobo y un perro

A veces los animales nos sorprenden con las amistades que entablan, ¿verdad? Muchas veces cuando dos animales conviven juntos, aunque al principio no se lleven demasiado bien, ¡terminan forjando una amistad! Pero… ¿Y cuando surge entre animales desconocidos? Hoy en Wakyma te contamos la amistad entre un lobo y un perro.

La inigualable amistad entre un lobo y un perro

Jans, el compañero humano de este perro, un Buen Día, ¡recibió una visita sorpresa! Y es que mientras ambos estaban juntos en el porche, ¡apareció un lobo en el bosque!

Su perro ante esta nueva visita, no dudó en acercarse a conocerlo. Y aunque en un inicio Jans temió por su compañero perruno, ¡la reacción de los animales fue muy diferente a lo que se podría pensar! Y es que ambos se pusieron a jugar, y se hicieron amigos. Desde ese día, el lobo empezó a visitarles con cierta frecuencia, tanto es así que Jans le llegó a poner nombre ” Romeo”.

Si estás pensando en un lobo, ¿a que no lo relacionas con un animal simpático y agradable con las personas? No obstante, Romeo, ¡si lo era! Y es que…¡Este lobo se ha convertido en un icono para el turismo! Todo el mundo que va a Juneau, ¡quiere conocerle!

El resto de vecinos que tienen perros, ¡también les llevan para que conozcan a Romeo! Y es que, aunque algunos perros al principio se sienten intimidados, ¡luego se dan cuenta que Romeo sólo quiere jugar!

Todos los perros quieren jugar con Romeo, el lobo

Todos los perros quieren jugar con Romeo

(Foto via: misanimales)

Romeo es tan simpático que no solo quiere jugar con perros, ¡también quiere jugar con personas! Le gusta correr, saltar y recibir mimos tanto de animales, como de personas. Sin duda alguna…¡Se ha ganado el cariño de todos!

Al fin y al cabo, los lobos no son más que perros no domesticados, Jans en las múltiples entrevistas que ha hecho siempre destaca:

“Un día Romeo le quitó el flotador a mi amigo y se lo llevó para esconderlo. El chico primero se asustó, pero más tarde se dio cuenta de que la forma en la que Romeo se comportaba no era muy diferente de la de los perros”.

Aunque Romeo siempre ha vivido en su hábitat natural, ¡es capaz de obedecer órdenes y entender lo que los humanos dicen!

La estrecha amistad entre un perro y un lobo, ¡continua!

La amistad entre estos dos particulares animales, ¡ya dura más de 6 años! Y su comportamiento nunca ha variado. Sin duda alguna Romeo ha sabido derribar muchos prejuicios sobre su raza.

Los animales nunca dejarán de enseñarnos cosas, y es que… El caso de Romeo no es más que una muestra de ello.

 

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post