Este perro no reconoce a su dueño después de adelgazar 20 kilos

Este perro no reconoce a su dueño después de adelgazar 20 kilos

Sin duda alguna, los humanos tenemos una gran conexión con los perros.  Son muchas las historias de perros que se han perdido y que vuelven a casa después de años, e incluso historias de perros que identifican a miembros de su familia después de meses.

Desde hace muchos años, la relación entre humanos-perros ha sido muy estrecha, ¡se podría decir que son nuestros mejores amigos! No obstante… Hay veces que es para los perros es difícil reconocer a sus compañeros humanos.

El perro que NO reconocía a su dueño

Este hombre, estuvo durante semanas ingresado en el hospital y por causa de una enfermedad bajó mucho de peso. Cuando volvió a casa, tenía 20 kg menos.

Como es lógico, tenía muchas ganas de mimar, jugar y abrazar a su perro, ¡llevaba semanas sin poder hacerlo!

No obstante cuando llegó a casa, ¡su perro no le recibió como esperaba! Y es que…¡No le reconocía! Llamaba a su perro por el nombre, y el perro intentaba encontrar al dueño de la voz, ¡que para el, no era el señor que tenía delante!

Este perro ladraba a su propio dueño al no reconocerlo. Pero…Cuando se acercó a el y le olfateó un poco, ¡vio que a esa persona que no reconocía, era realmente su dueño!

En ese momento, no pudo disimular su emoción y…¡Se puso a dar saltos de alegría a su alrededor!

Los perros reconocen a sus dueños

Si tienes perro, seguro que este te reconoce cada vez que entras en casa sin mayor problema, ¿verdad? Entonces…¿por qué este perro no reconoció a su dueño? Según diversos estudios, los perros pueden distinguir las facciones en los rostros de las personas que conocen, ¡ya sean perros o personas!

Hasta hace poco, se pensaba que esto solo lo podían hacer los primates y los seres humanos, no obstante, ¡los perros también tienen esta cualidad!

¿A que algunas veces tu perro te mira fijamente? Esto lo hace para poder recordar tus facciones más fácilmente. Y además, también puede recordar la forma en la que nos movemos y hablamos.

 

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post