perro salva la vida a dueño obeso

Descubre al perro que salvó la vida a su dueño obeso

En 2010 el médico le dijo a Eric, un hombre de 51 años, que como siguiera en esa línea se moriría pronto. Pesaba 154 kilos, por lo que tenía la presión sanguínea muy alta, el colesterol elevado y diabetes tipo 2. A pesar de que gastaba cientos de dólares en medicamentos, no era suficiente para que sobreviviera.

Eric contó que un incidente en el avión fue lo que hizo que su vida pegara un cambio. La azafata no conseguía abrocharle el cinturón de seguridad y el pasajero de su lado se quejó despectivamente. “Ese fue mi punto más bajo. En ese momento decidí que tenía que hacer algo por mi vida”.

 

Eric y Peety: un rescate mutuo

Eric se decidió a llamar a una nutricionista, que le dio una dieta y le recomendó algo que cambiaría su vida para siempre: le dijo que adoptara un perro para que le incentivara a ser más activo.

Entonces, Eric llegó al refugio de su barrio con una idea clara: “Quiero un perro obeso de mediana edad, para tener algo en común con él”, le dijo a la asistente del lugar.

Y así fue como conoció a Peety, que según sus palabras fue un flechazo instantáneo: “Nos miramos como diciendo ‘¿En serio?'” El perro tenía 12 kilos de más, artritis, alergias, y sobre todo, mucha tristeza por el abandono de su último dueño.

peety perro refugio

A pesar de que el principio fuera raro, ya que ninguno sabía como actuar, solo fue cuestión de tiempo: con los días se volvieron inseparables. “Salíamos a caminar por los menos media hora por día, todos los días. En el correr de un año, con tan solo cambiar lo que comía y caminar con Peety, bajé 64 kilos; mientras que él bajó 11 kilos, así que lo hicimos juntos”.

De hecho, Eric dejó de tener diabetes y pudo dejar los medicamentos. ¡Y Peety se volvió un perro de lo más alegre!

“Peety me enseñó lo que es la lealtad, él siempre me miró como si yo fuera la mejor persona del mundo entero y eso me motivó a ser una mejor persona”.

Una historia de superación

Peety confiaba en él y lo sabía. No solo le hizo ser una mejor persona, también hizo que Eric se superara así mismo: ¡hasta empezó a correr en maratones! 

Sin embargo, Eric sabía que a Peety le quedaba poco tiempo de vida. Ya era un perro mayor y tenía cáncer, por lo que no había nada que pudieran hacer.

“Sabía que se iba a morir. Me tumbé con él en el suelo, me miró y noté que la vida se había ido de él. Lo quería tanto”, señaló Eric entre lágrimas.

A pesar de que Eric estuviera triste y que aún se acuerde cada día de Peety, tomó una nueva decisión: adoptó a otro perro en el refugio. “Me miró como diciendo, ‘salgamos de aquí'”, dice entre risas.

¡Y es un perro de lo más activo! Con Jake empezó a entrenar y van a correr una maratón juntos.

el perro que salvó la vida a su dueño obeso

Sin embargo, jamás olvidará a su gran Peety. Gracias a él se levanta cada día.

Me transformó completamente en otra persona.

 

¿Quieres conocer la historia en primera persona?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post