Ejercicios para gatos obesos

Ejercicios para gatos obesos

La obesidad en los gatos es peligrosa y más común de lo que podamos pensar, sobre todo entre los que llevan vida de mascota, que comen cosas que no deberían y no se mueven demasiado. Estos ejercicios para gatos obesos te servirán de gran ayuda para conseguir que tu gato recupere su peso ideal, y por tanto, su salud.

 

Tipos de ejercicios para gatos obesos

Si tu gato está obeso, hay diferentes maneras de ayudarle a ponerse en buena forma:

 

Juegos de inteligencia

Algunos juegos de inteligencia pueden ser buenos ejercicios para gatos obesos, ya que por medio de un incentivo motivarás que retome cierto grado de actividad física. Puede ser conseguir un trozo de comida, oír un sonido que asocia con un premio, hacerse con un juguete… Hay mucho donde elegir, sólo tienes que encontrar el más adecuado para tu gato. Uno de los más utilizados y que más gustan a las mascotas es el Kong.

Ejercicios para gatos obesos

Ejercicio activo

En este tipo de ejercicios para gatos obesos, lo principal es que tú le motives a moverse y ejercitarse. Se trata de intentar conseguir el máximo rendimiento posible en cada momento, pero siempre sin excederse ni poner en peligro su integridad física.

Los juguetes que hacen ruido o que tienen luz suelen ser de gran ayuda para captar su atención y mantener su interés. Recuerda que no debes ser demasiado intenso, sobre todo al principio. Con una sesión de 20 minutos diarios es suficiente.

Si puedes y quieres, es posible prepararle juegos específicos, como por ejemplo ruedas para gatos en las que podrá hacer ejercicios, o bien recorridos con pasarelas y estanterías fijas. ¡Todo lo que se te ocurra!

Ejercicios para gatos obesos

Ejercicio pasivo

Con estos ejercicios para gatos obesos, tu gato se ejercitará sin darse cuenta.  Para realizarlo, utilizará tu propia casa, tus muebles, así que lo primero es analizar la estructura de tu casa y valorar las opciones posibles.

Por ejemplo, puedes poner sus juguetes o su comida en distintos lugares para fomentar que se mueva para cogerlos: arriba y abajo de unas escaleras, encima de muebles, sofás, armarios… Eso sí, ten en cuenta que deben estar un poco a la vista, no tiene sentido esconderlos mucho o no los encontrará.

Otra opción, si te lo puedes permitir, es adoptar a otro gato más. Se harán amigos y esta socialización motivará al gato obeso a jugar y moverse más.

 

Recuerda que estos ejercicios para gatos obesos se deben practicar con una intensidad adecuada pero también con bastante frecuencia, a ser posible cada día. Si tienes un gato obeso, ¡su salud está en juego! Necesitará seguimiento veterinario, analíticas, revisiones… ¡Y una dieta para gatos obesos hasta que llegue a un peso saludable!

 

Aunque los medios se hayan encargado de hacernos creer lo contrario, ¡un gato obeso no es algo divertido!

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post