Efectos adversos de la furosemida en perros

Efectos adversos de la furosemida en perros

El uso de la furosemida en perros es bastante frecuente en casos de enfermedades que producen retención de líquidos y de sodio, como ocurre por ejemplo con la insuficiencia cardíaca congestiva, que cuenta con edemas pulmonares dentro de la sintomatología habitual. Te hablamos de estos medicamentos.

Para qué se utiliza la furosemida en perros

Para qué se utiliza la furosemida en perros

La furosemida es un medicamento diurético, impide la absorción de sodio, potasio y agua y aumenta el volumen de la orina para eliminar estos compuestos del organismo. Así, además, ayuda a los riñones a eliminar el exceso de líquidos en caso de haber retenciones. Es un medicamento potente sujeto a prescripción médica.

Ayuda a evitar que se formen edemas pulmonares (líquido acumulado en los pulmones), frecuentes en los perros enfermos de insuficiencia cardíaca. También es común el uso de furosemida en perros con desequilibrios de electrolitos o con un exceso de calcio o potasio.

Hay diferentes formas de administrar la furosemida a los perros, tanto en solución, como pastillas e inyectables. La posología varía en función de cada caso.

Efectos adversos de la furosemida en perros

Efectos adversos de la furosemida en perros

Aunque en la mayoría de los casos la furosemida surte el efecto deseado sin efectos secundarios, sí hay casos en los que podemos encontrar efectos adversos en algunos pacientes y también hay ciertas consideraciones que debemos tener en cuenta:

  • Nunca debe administrarse a animales que ya hayan mostrado alergia o sensibilidad a este medicamento.
  • No utilizar en perros con problemas renales, deshidratación, anomalías en los electrolitos, diabetes o enfermedades hepáticas.
  • Compuestos como la teofilina, los corticoides, los digitálicos y las aspirinas pueden entrar en conflicto con la furosemida.
  • La furosemida puede causar deshidratación, desequilibrio en los electrolitos o bajos niveles de potasio en la sangre. En los casos de dosis muy altas, también anemia y pérdida de la audición.

 

¿Le han recetado furosemida a tu perro? ¡Sigue siempre las indicaciones que te haya dado tu veterinario! Y recuerda: nunca mediques a tu perro por tu cuenta.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post