cuidados del gato recién nacido sin madre

Cuidados de un gato recién nacido sin madre

Cuando los felinos nacen, es importante que se mantengan al lado de su madre y sus hermanos (si los tiene) durante, al menos, los dos primeros meses de vida. Esto es así porque durante ese periodo su salud es muy frágil y es su mamá la encargada de sacarlos adelante, además de que estar con ellos es importante para su socialización. Pero, ¿qué pasa si el gato es huérfano? Te explicamos cómo deben ser los cuidados de un gato recién nacido sin madre.

La delicadeza de los gatos cachorros

Si has tenido cerca a una camada de gatos recién nacidos, seguro que habrás podido comprobar lo delicados que parecen. Pues no solo lo parecen, sino que lo son.

El gato recién nacido sin madre requiere de muchos cuidados

Los gatos nacen sin haber terminado de desarrollar bien su organismo. Por ello, es importante que se alimenten del calostro, es decir, la leche materna, ya que en ella hay todo lo que un gatito necesita para sobrevivir sin perjudicarle.

Su madre, además, les da calor con su cuerpo y los traslada con su boca a donde sea necesario, puesto que los gatos bebés no tienen movimientos fluidos hasta pasadas unas semanas desde su nacimiento.

Además, nacen sordos y ciegos y, una vez en el mundo, van desarrollando esos sentidos.

Por ejemplo, sus conductos auditivos no estarán abiertos hasta pasadas dos semanas de su nacimiento y cuando tengan un mes es que empezarán a reconocer ciertos sonidos.

En cuanto a sus ojos, estos estarán cerrados hasta los 10 días de vida, más o menos, pero no será hasta los 2 meses que tengan la visión casi completamente desarrollada.

Es por todo ello que la madre es esencial en la vida de un gato cachorro. Pero, ¿qué pasa si esta fallece, está enferma o le abandona? En ese caso, si el gatito tiene la suerte de encontrarse con una buena persona, esta tendrá que saber qué cuidados precisa un gato recién nacido sin madre.

Atenciones que requiere un gato recién nacido sin madre

Veamos los cuidados más importantes de un gato neonato sin madre.

Atención veterinaria

Ante todas tus dudas, una cita en el veterinario te ayudará, no solo a aclararlas, sino a darte información muy valiosa. Por ejemplo, sobre el calendario de vacunación del gato bebé y su desparasitación.

Si encuentras un gato o gatos abandonados (primero asegúrate 100% que así es), lo ideal es protegerlos del frío y acudir a un centro veterinario.

Alimentación

La alimentación es uno de los factores más importantes a considerar. Dado que no tendremos a mano la leche materna, debemos adquirir leche maternizada artificial en tiendas para mascotas. Es muy importante que no le des leche de vaca, pues puede provocarle problemas estomacales.

Esta la prepararemos como nos indique el profesional veterinario o el propio envase, teniendo en cuenta su peso, y se la daremos en biberón.

Las tomas irán variando a medida que el gato crezca, pero al principio se repartirán en unas 6-7 tomas diarias o incluso más, dependiendo de la etapa vital del gato cachorro. Tienes que tener muy en cuenta que, como recién nacidos, se van a alimentar cada 2-4 horas.

Para hacerlo, no puedes colocar al gatito panza arriba como si fuera un bebé… ¡podría ahogarse! Este debe estar en una posición natural, con las patas hacia abajo.

El gato recién nacido sin madre debe tomar biberón

Los gatos amasan con sus patitas las mamas de su madre para estimular el flujo de leche. Ese comportamiento les acompañará durante su vida. En el caso de los bebés, puedes colocar debajo de él o en la misma mano que tengas el biberón con la leche tibia, una toalla o mantita. Algo blandito por si quieren amasar.

No será hasta que no tenga 3-4 semanas de vida que empezaremos a alternar el biberón con comida sólida para gatitos de su edad. Se puede humedecer ese pienso para que no esté completamente duro y tenga textura de papilla. Para cuando tenga 6-8 semanas, ya podrá dejar el biberón del todo y alimentarse de su correspondiente pienso.

Temperatura y entorno

Al nacer, los cachorritos gatunos son muy susceptibles a sufrir hipotermia, de ahí que deban permanecer cerca de su madre para que esta los proteja del frío.

Si esta falta, entonces debemos encargarnos de proporcionarles un entorno cálido.

Acomódalo en algo blandito, como puede ser una cama para mascotas o una caja con cojines.

Si es un lugar abierto, este no debe ser muy alto, por si intenta bajarse y se hace daño. Rodéalo de mantas para que pueda acurrucarse.

También puedes emplear una bolsa de agua caliente o almohadillas térmicas para mascotas y colocarlas envueltas y no en contacto directo con el gato. ¡No queremos que se queme!

El lugar donde se ubique ese espacio seguro y caliente debe ser tranquilo, sin ruidos ni el constante paso de personas y animales, pero no muy alejado de ti para que puedas vigilarlo bien las primeras semanas.

Contacto

A la hora de entrar en contacto con el gatito, no debemos olvidar su fragilidad. Debemos manipularlo con sumo cuidado para no hacerle daño y recordar que deben permanecer calentitos siempre.

Una actividad importante entre los cuidados del gato recién nacido sin madre es la estimulación para que pueda hacer sus necesidades. Su mamá lo hace lamiéndole la zona perianal. Para ello, la persona encargada del gatito debe emplear una gasa o paño suave, humedecido con agua tibia para realizar un masaje muy suave por la zona.

Educación y socialización

Aprovechando la estimulación para que el gatito haga sus necesidades, podemos ir acostumbrándolo a la bandeja de arena si lo colocamos en ella en esas ocasiones.

Además, debemos prestar mucha atención al periodo de socialización. Esta etapa tan sensible en la cual el gato aprende a relacionarse con su entorno y todo lo que hay en él no nos la podemos saltar.

Un gato recién nacido sin madre debe socializar también

Higiene

Si el gato recién nacido sin madre está muy sucio, deberás limpiarle suavemente como si del lamido materno para el acicalamiento se tratase. Para ello puedes usar una toallita para mascotas o un paño suave ligeramente humedecido.

Eso sí, recuerda que los gatitos pasan mucho frío, así que es mejor que limpies solo las zonas más sucias y, sobre todo, evita mojarles.

En caso de ser necesario, cuando abran sus ojos, puedes emplear un poco de suero fisiológico en una gasa estéril para limpiar sus alrededores, pero nunca fuerces esa apertura antes de tiempo.

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + dieciocho =