mi perro no puede caminar

Mi perro no puede caminar: ¿qué le pasa?

¿Has notado que a tu perro le cuesta levantarse y andar? Muy normal está claro que no es. Si te estás repitiendo ‘mi perro no puede caminar, ¿qué le está pasando?’, has llegado al sitio adecuado. Te contamos cuáles son los motivos más frecuentes por los que le pasa esto a los perretes.

mi perro no puede caminar

Mi perro no puede caminar: ¿cuáles pueden ser los motivos?

Sí, no hay un solo motivo por los que a tu perro le puede costar caminar. Eso sí, este artículo solo te proporcionará cierta información. Si ya han pasado 48 horas desde que tu perro ha dejado de moverse con naturalidad, debes acudir al veterinario inmediatamente.

Estas pueden ser las causas por las que tu perro no puede caminar.

Artrosis y artritis

Con la artrosis y la artritis las articulaciones y los huesos se van deteriorando, causando dolores que impiden la movilidad normal. Sí, nos pasa a los humanos y también les pasa a los perros, especialmente a aquellos que van alcanzando la vejez y, sobre todo, a los de razas grandes.

Si el veterinario ha determinado que este es el problema, puede recomendar algún medicamento para tu mascota, así como algunas sesiones de fisioterapia que le ayuden a recuperar la máxima movilidad posible.

Displasia de cadera

Esta es una enfermedad ósea que puede provocar que tu perro no pueda caminar. Puede aparecer siendo un cachorrito porque su cadera no se forma bien o siendo ya adulto, especialmente en las razas más grandes.

La displasia de cadera se trata de una malformación en el hueso que une el fémur con la pelvis y se puede dar por un exceso de ejercicio físico, sobrepeso, pero también por una causa genética, entre otras.

Lesiones

Hay lesiones físicas muy evidentes, como un corte o una rotura de hueso que lógicamente impedirán que tu perro pueda caminar, pero se recompondrá con una buena cura

Sin embargo, hay lesiones internas, como las que se producen en la columna vertebral o en la médula espinal, que desgraciadamente repercutirán en la movilidad de tu mascota. Los traumatismos o los derrames cerebrales pueden ocasionar también estos problemas y es muy importante que sepas detectar a tiempo que algo no va bien para que acudas al veterinario.

mi perro no puede caminar

Diabetes

La diabetes es otra de las enfermedades que puede causar que a tu perro le cueste caminar, pero como sabemos, ese no es el único síntoma de la diabetes.

Por ello, es muy importante saber detectarla a tiempo y ofrecer a nuestra mascota el tratamiento adecuado. Pero además de eso, será esencial que cuides su alimentación. ¡Esto es básico siempre!

La edad

Si mi perro no puede caminar, no ha sufrido accidentes y es ya un perro mayor, posiblemente la causa venga de mano de la edad. Sin embargo, como estamos viendo, podría tratarse de otro problema, así que siempre es mejor que nos aseguremos acudiendo a un especialista.

Obesidad

La obesidad o sobrepeso provoca que las articulaciones y los ligamentos sufran, ya que soportan más peso del que deberían. Esto les produce un desgaste mayor, lo que puede derivar en lesiones o enfermedades como la displasia de cadera o la diabetes. ¡Como ves, todo está muy relacionado!

Malnutrición

Cuando un perro no come o come pero no recibe los nutrientes necesarios, se sentirá débil, desganado e incluso temblará. ¿No te pasaría a ti también? Por lo tanto, la malnutrición puede causar que un perro no pueda caminar bien por falta de fuerzas.

Mielopatía degenerativa

Otra de las razones más comunes por las que tu perro no puede caminar es la mielopatía degenerativa.

Esto suele suceder especialmente en perros de edad avanzada, cuando ya pasan de los 8 años. El propio deterioro de la médula espinal hace que no lleguen bien las señales de movilidad al cerebro, se produce una falta de coordinación y, poco a poco, las patas traseras se van paralizando.

mi perro no puede caminar

¿Qué puedo hacer si mi perro no puede caminar?

Como hemos dicho al principio, lo mejor es que siempre acudas al veterinario y más si sabes que tu mascota no ha sufrido ningún accidente visible y ha comido bien.

El profesional examinará a tu perro y según sus conclusiones puede realizar diferentes pruebas: radiografías para ver si se trata de un problema de huesos, análisis por si es diabetes, etc.

En ocasiones, con un tratamiento y los cuidados alimenticios correctos, tu perro podrá llevar una vida completamente normal.

En otros casos, como puede ser el de la displasia de cadera o el de la mielopatía degenerativa, será necesario que tu mascota cuente con una silla de ruedas para perros que le ayude a moverse, pero esto no le impedirá seguir siendo esa mascota adorable de la que estamos enamorados. ¡Cuídala!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post