gatos en el antiguo Egipto

Los gatos en el antiguo Egipto

Para los egipcios, los gatos fueron mucho más que animales. El respeto que su cultura tenía hacia la naturaleza y todo ser viviente dista mucho del de otras culturas. Hoy os queremos hablar de la importancia que tuvieron nuestros amigos los gatos en el antiguo Egipto. ¡Adéntrate con nosotros en la historia!

los gatos en el antiguo egipto

Los animales en la historia del antiguo Egipto

Los egipcios sabían apreciar la maravillosa compañía de los animales. En las representaciones artísticas encontradas podemos ver tanto a faraones como gente sencilla del pueblo junto a animales tan dispares como leones o monos.

Y es que, al parecer, los egipcios quisieron domesticar a todo animal que se ponía en su camino.

Sin embargo, parece ser que el gato fue el animal en el que vieron más características admirables, le cogieron un profundo cariño y con él sí tuvieron éxito en la domesticación, que comenzó hace unos 4000 años.

Eso sí, una domesticación en la cual primaba el respeto y la libertad hacia su ser, no interpretada como la domesticación que entendemos ahora como sumisión.

La importancia de los gatos en el antiguo Egipto

Los egipcios llamaban al gato miu y su presencia en la vida cotidiana era de lo más normal. ¡Incluso se los llevaban de caza, en lugar de a los perros!

Tan importantes fueron para ellos, que a partir de la época de poder de Tutmosis III, este animal comienza a aparecer con más frecuencia en los importantes ritos funerarios de los egipcios o momificado en sarcófagos.

Los egipcios quedaron fascinados por las cualidades que tenían los felinos. De ahí, que sus características, como su instinto cazador o protector de su camada, fuesen trasladadas a algunas de sus deidades.

Una de ellas es Mut (madre), que posee el aspecto de una leona y se le considera la diosa madre primordial. O Pajet, diosa relacionada con la caza, pero que también aparece en símbolos de fecundidad y protección.

Pero sin duda, la diosa gata más conocida es Bastet, figura guardiana del hogar, que cuando pierde su paciencia y se enfada, se transforma en Sejmet, una leona guerrera sanguinaria, patrona de los veterinarios y cuya figura está presente en muchos mitos.

diosa bastet

El centro de adoración de esta diosa se encontraba en el delta del Nilo, en la ciudad de Bubastis, donde se hallaron 300 000 momias de gatos de esta época.

Además de estas, hay muchas más deidades representadas con la imagen de un gato. Por todo ello, su figura aparece en amuletos y objetos cotidianos como espejos, sirviendo así de protección a todas las personas.

Los gatos tras su muerte

Los gatos en el antiguo Egipto eran tan importantes que si alguien mataba a un felino conscientemente, era condenado a muerte y si lo hacía sin querer, debía pagar una multa.

Cuando un gato moría se le dedicaba el mismo respeto que al resto de la familia. Eran embalsamados con el mismo cuidado y honrados por todos los miembros de la casa.

Se iniciaba un duelo, pues para ellos la muerte de un gato también era una tragedia, llegando, incluso, a afeitarse las cejas.

Otro dato a tener en cuenta es que las familias más pudientes, solían momificar a sus gatos cuando fallecían.

Esto ha cobrado especial importancia en estas últimas semanas, ya que hace unos días, en Saqqara (Egipto), unos arqueólogos encontraron siete tumbas con gatos momificados de la era faraónica en tres cámaras funerarias.

Además de este hallazgo, también se encontraron varias estatuas de madera de diferentes animales, pero sobre todo de gatos, poniendo en relevancia, de nuevo, su importancia en esta época.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post