La iguana verde

Conoce a la iguana verde, un animal exótico y espectacular

Si te gustan los animales exóticos, tienes que conocer a la iguana verde. Se trata de un reptil espectacular de un color muy vivo. ¡Imposible que pase desapercibida! ¿Quieres saber más? Te lo contamos todo sobre este animal en este post, para que decidas si es tu mascota ideal.

La iguana verde

La iguana verde
(Foto via: bichomania)

La iguana verde es un reptil originario de Sudamérica. Se trata de un saurio herbívoro perteneciente a la familia de los iguánidos. La podemos encontrar desde México hacia el sur de América, aunque por causas ambientales y costumbres de caza, cada vez es menos frecuente verlas. Antiguamente era una especie muy extendida por las selvas mexicanas, pero a día de hoy la conservación de la especie es cada vez más preocupante.

Las iguanas verdes se suelen asentar en las ramas de los árboles, aunque tampoco es extraño verlas caminar por tierra firme o en el agua, ¡de hecho son unas nadadoras excelentes!

Estos reptiles pueden tener una esperanza de vida de hasta 16 años si se las cuida bien en un hogar. Generalmente, su esperanza de vida en su hábitat natural es notablemente inferior, debido a las amenazas que comentábamos más arriba.

Características de la iguana verde

Características de la iguana verde
(Foto via: notimundogeneral)

¡Que no te engañe su tamaño pequeño o mediano cuando son crías! Las iguanas verdes adultas pueden llegar a medir hasta 2 metros de largo, gran parte de los cuales ocupa su fuerte y espectacular cola. El tamaño depende de su entorno, ¡cuanto más húmedo sea el clima en el que viven, más pueden llegar a crecer! Tienen un cuerpo muy robusto y macizo, con unas patas ágiles y largas que le facilitan muchísimo trepar por los árboles. Además, su cola también tiene una musculatura muy potente y les sirve de gran ayuda.

¿Te has fijado en su papada? ¡Tiene una razón para estar ahí! Cuando la extienden, les ayuda a calentar todo su cuerpo.

Todo su cuerpo está cubierto de unas escamas duras y resistentes y tienen una distintiva cresta sobre el lomo. El color suele variar: las iguanas jóvenes tienen colores más vivos y brillantes, pero estos van perdiendo intensidad con el paso del tiempo. El color verde de las iguanas adultas es, por lo tanto, algo más apagado.

En las iguanas verdes se da un dimorfismo sexual muy evidente. Esto significa que existe una gran diferencia de tamaño entre machos y hembras. Como ocurre generalmente, los machos son más grandes, además de que su cresta dorsal y su papada son más exageradas.

La iguana verde en casa

La iguana verde en casa

Si tienes una iguana verde como mascota, la adaptación al hogar será más sencilla cuanto más joven sea el animal. Además, ten en cuenta que si tienes varias, pueden surgir altercados por defensa del territorio. También es más sencillo de conseguir si se conocen desde crías; ¡juntar a dos iguanas adultas que no se conocen no es muy buena idea!

En cuanto a las necesidades de la iguana verde, el más básico de todos es el terrario: debe tener un tamaño suficiente para que se mueva con total libertad incluso cuando haya crecido (¡recuerda, pueden ser hasta dos metros!). La temperatura ideal es entre 28 y 35 grados durante el día, y unos 6 grados menos por la noche. ¡Nunca más de 35 ni menos de 18!

Las iguanas necesitan luz para completar su ciclo vital y sintetizar los nutrientes que consumen. Si no puedes ponerla donde le dé la luz natural, tendrás que colocar una lámpara o fluorescente de rayos UV. Además, la humedad también es fundamental: deberás mantenerla en un 70 – 85%, rociando con agua su terrario varias veces al día.

Otro elemento que necesita su terrario es grava para el fondo, que servirá para cubrir los mecanismos de la luz y temperatura y además la iguana se sentirá cómoda al pisarlo. Por otro lado, es importante recrear un hábitar colocando ramas, plantas y piedras para que pueda trepar.

Alimentación de la iguana verde

Alimentación de la iguana verde

Durante la primera etapa de su vida, puede necesitar de vez en cuando un poco de proteína animal, por lo que comerá algunos insectos además de vegetales; pero al hacerse adulta la iguana verde es completamente vegetariana. Lo ideal es alimentarlas 3 o 4 veces a la semana, preferentemente durante las horas de luz.

Algunos de los vegetales que puedes dar a la iguana verde son: lechuga, escarola, rábano, calabaza o berros. Además, come también frutas como el kiwi, la pera, la manzana o las uvas, y plantas como el diente de león o el trébol.

Descubre más cosas sobre cuál es el mejor alimento para la iguana verde

Una iguana bien alimentada tiene alta probabilidad de crecer sana y fuerte y vivirá muchos años.

 

¿Te gustaría tener una de estas iguanas?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post