Te lo contamos todo sobre la demencia senil en perros

Te lo contamos todo sobre la demencia senil en perros

¿Sabías que también existe la demencia senil en perros? Son muchas las enfermedades que comparten con nuestra especie y esta es una de ellas. Te lo contamos todo sobre este problema, que puede afectar a cualquier perro adulto o anciano independientemente de su raza.

Síntomas de la demencia senil en perros

Síntomas de la demencia senil en perros

A veces, las enfermedades mentales pueden no ser fáciles de detectar. De hecho, los síntomas de la demencia senil en perros no son exclusivos de este problema, sino comunes a otras enfermedades, por lo que si los detectas en tu perro es urgente que acudas al veterinario para conseguir un diagnóstico. Los síntomas son:

  • Pérdida de orientación en lugares que conoce de sobra, incluso por casa.
  • Su socialización ha cambiado: puede que esté más apegado de lo normal, o bien que prefiera apartarse de la gente y estar solo.
  • Pérdida de interés ante estímulos a los que antes hacía caso.
  • Mirada perdida.
  • Camina sin objetivo, deambula por casa.
  • Se encuentra alterado por el día y deambula durante la noche en lugar de dormir.
  • No reconoce a su familia rápidamente.
  • Hace sus necesidades dentro de casa.
  • No tiene hambre.

Como decimos, la demencia senil no es lo único que puede haber detrás de estas señales. ¡Acude a tu veterinario!

Tratamiento y cuidados de la demencia senil en perros

Tratamiento y cuidados de la demencia senil en perros

La demencia senil sólo responde positivamente a fármacos cuando está en las primeras fases; por el contrario, en los casos más avanzados no servirá de nada. Los más utilizados son:

  • IMAO: inhibidor de la enzima amino oxidasa, funciona como neuroprotector.
  • Ginkgo biloba: mejora el riego sanguíneo del cerebro y la capacidad cognitiva.
  • Nicergolina: además de ayudar al riego sanguíneo, protege las neuronas reduciendo los radicales libres.

Es importante realizar pruebas para llegar al diagnóstico lo antes posible, ya que de nada servirá este tratamiento si el grado de demencia es grave. Además, el contacto con el veterinario es importante después de dicho diagnóstico.

Además de la medicación, hay ciertos cuidados que ayudarán a que la vida de un perro con demencia sea mejor:

  • Acaricia y da cariño a tu perro todo lo que puedas.
  • Respeta sus ratos de sueño.
  • Opta por comida húmeda o casera para abrirle el apetito, ya que tiene un olor y sabor más intensos y apetecibles.
  • Facilítale moverse, elimina posibles obstáculos, como puertas cerradas entre su cama y su comedero, o evita que tenga que subir y bajar escaleras.
  • Es normal que haga cosas que antes no hacía, ten paciencia y no te enfades. No es culpa suya.
  • Hazle sentir querido, cuidado y parte de la familia, ahora más que nunca.

 

La demencia senil en perros es una enfermedad degenerativa y como tal, no tiene cura. Lo único que se puede hacer es intentar frenar el avance lo máximo posible y cuidarlo para que su calidad de vida sea la mejor que te puedas permitir. ¡Dale mucho cariño a tu mascota, te necesita!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diecinueve =