comportamiento del bulldog francés con los niños

Comportamiento del bulldog francés con los niños

Si has leído nuestra ficha de Wakyma sobre esta raza, habrás visto que el comportamiento del bulldog francés con los niños es excelente, incluso con los bebés. Los bulldog franceses adoran a los niños, son muy protectores, sensibles y delicados con ellos, además de ser dulces, tiernos y divertidos. La raza bulldog francés es, de hecho, una de las más recomendadas por veterinarios y otros expertos para familias con hijos de todas las edades.

La capacidad del perro bulldog francés de crear estrechos lazos con los niños es fascinante. Una vez entienda que son de su misma familia, serán amigos desde el primer minuto, desarrollarán un amor mutuo incondicional.

Si buscas un perro apto para convivir con tus hijos, elegir al bulldog francés es una decisión muy acertada. Además de que el comportamiento del bulldog francés con los niños es perfecto, está también la ventaja de su pequeño tamaño, ideal para cualquier tipo de hogar y que facilita el juego con los más pequeños, reduciendo al mínimo la probabilidad de sufrir daños. Por supuesto, no olvides que a la hora de meter un perro en casa, tanto a él como a los niños se les debe enseñar cómo interactuar de forma segura. Así, poco a poco tu hijo también desarrollará un sentido de la responsabilidad muy valioso, sabiendo que la felicidad de su mejor amigo de cuatro patas depende de él.

Vamos a ver cuáles son las razones por las que el comportamiento del bulldog francés con los niños es tan favorable:

El comportamiento del bulldog francés

Comportamiento del bulldog francés con los niños

Los perros de raza bulldog francés son de naturaleza protectora, darían la vida por su familia si hiciera falta. El que tiene un perro bulldog francés sabe que siempre están pendientes de tu bienestar y seguridad, además de buscar el contacto constante con sus seres queridos.

Esto no lo hace sólo con los adultos; el bulldog francés es un perro igualmente protector con los niños, o incluso más. Además, con ellos se divierte jugando. Si un bebé llega al hogar de un perro de la raza bulldog francés, este se desvivirá por protegerlo y cuidarlo, tienen un gran instinto maternal con ellos a pesar de pertenecer a una especie diferente.

Eso sí, algo muy importante a tener en cuenta si tienes un perro bulldog francés y un bebé, es que tendrás que repartir un poco la atención entre ambos. Es lógico que un bebé requiere muchos cuidados y atención, pero no te olvides de tu perro, él también te necesita.

El perro bulldog francés es un compañero leal y fiel

El perro bulldog francés es un compañero leal y fiel

(Foto via: frenchiemania)

Los perros son compañeros incondicionales de sus familias humanas. El bulldog francés es un perro incapaz de traicionar a los que quiere. El comportamiento del bulldog francés con los niños es tan bueno que incluso puede ponerse algo “celoso” si otros perros o personas se acercan a ellos, especialmente a los bebés. El bulldog puede interpretarlo como una amenaza para el pequeño y reaccionar mal. Por este motivo, es importante educar al perro bulldog francés y hacer que se acostumbre a estar rodeado de todo tipo de personas, que aprenda a interpretar correctamente cuándo es necesaria su protección y cuándo no.

Un perro bulldog francés te dará todo lo que tiene, muchísimo amor, lealtad y protección sin buscar nada a cambio.

Los perros bulldogs franceses son divertidos

Además de protector, el bulldog francés también tiene con los niños un comportamiento divertido y juguetón. Siempre está dispuesto a jugar, a disfrutar de las atenciones y socializar con su familia. La raza bulldog francés es enormemente sociable. No necesita mucho ejercicio, pero sí atención y cariño.

El perro bulldog francés es tan sensible y cauteloso que puede incluso jugar con un bebé, ya que sabe dónde están los límites. Además, un perro de estas características es una excelente motivación para los bebés: aumentará su motricidad, despertará su curiosidad… ¡incluso puede que empiece a gatear o caminar antes de lo que crees!

La raza bulldog francés es inteligente y fácil de educar

La raza bulldog francés es inteligente y fácil de educar

(Foto via: schnauzi)

El comportamiento del bulldog francés en los momentos de entrenamiento es también ideal. Tiene una altísima capacidad de procesar y retener información. Puede ser algo tozudo, especialmente cuando es cachorro, pero comprenderá bien y aprenderá fácilmente.

Lo primero para educar al perro bulldog francés, será enseñarle las órdenes básicas de comportamiento, como sentarse, tumbarse, quedarse quieto o venir cuando le llamas. De esta manera será muy fácil de controlar cuando interactúe con niños y, cuando haya aprendido bien y sean buenos amigos, podrán ser ellos quienes continúen el proceso de educación canina con órdenes y trucos más complejos. Este tipo de actividad genera vínculos muy fuertes entre los perros y sus amos.

El perro bulldog francés es muy cariñoso

La raza bulldog francés es conocida por ser una de las más cariñosas, estos perros nunca se cansan de dar y recibir mimos. Con los niños, este comportamiento del bulldog francés se acentúa aún más, siendo su eterno compañero de juegos, su distracción cuando han tenido un mal día o un amigo fiel cuando están solos.

comportamiento del bulldog francés con los niños

 

(Foto via: pinterest)

El comportamiento paciente y tranquilo del bulldog francés

El bulldog francés es un perro enormemente paciente, no tienen problema en esperar su hora del paseo, su comida o sus tiempos de juego, aunque si por ellos fuera, ¡este último duraría todo el día!

También tienen mucha paciencia cuando están jugando con niños, saben dónde están los límites y aguantan con bastante entereza sus trastadas.

Si te planteas adoptar a un perro bulldog francés adulto, ten en cuenta que su comportamiento ya estará desarrollado. Deberás informarte bien del temperamento del perro, ya que eso es esencial para la buena compatibilidad con tu familia, así como si tiene o no experiencia con niños. Por supuesto, el comportamiento del bulldog francés adulto también es modificable, pero cambiar las costumbres arraigadas es mucho más complicado que educar “de cero” a un cachorro.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post