petauro del azúcar

Petauro del azúcar: el mamífero que “vuela”

Hoy os queremos hablar de un animal muy peculiar. No, no se trata de una mascota. De hecho, quienes adquieren a este mamífero con el fin de tenerlo como animal de compañía, comete un error. Os presentamos al petauro del azúcar.

¿Qué es un petauro del azúcar?

El Petaurus breviceps, nombre científico del petauro del azúcar, es un mamífero diprotodonto perteneciente a la familia Petauridae. También se les puede conocer por pepeero del azúcar o planeador del azúcar. Pero, ¿por qué tanto azúcar en su nombre? Pues porque estos animalitos sienten devoción por los alimentos azucarados.

Este animal es de naturaleza nocturna y costumbres arborícoras. Se suele encontrar, mayormente, en el este y norte de Australia, en la isla de Nueva Guinea y las adyacentes, con Nueva Bretaña incluida. También se les puede ver en las islas Molucas de Indonesia y en Tasmania. Este último estado no forma parte del hábitat natural del petauro del azúcar, sino que ha sido introducido en él.

Características físicas del petauro del azúcar

Cuando el planeador del azúcar es adulto. Su tamaño ronda entre los 14 y los 19 cm si se mide desde el hocico hasta la base de la cola. Luego habría que sumarle el tamaño de esta, pues suele medir lo mismo que su cuerpo.

Así es el petauro del azúcar o planeador del azúcar

Los machos suelen medir y pesar algo más que las hembras: de 115 a 160 gramos para ellos y de 100 a 130 gramos para ellas. Las hembras son fácilmente distinguibles porque cuentan con un marsupio (bolsa) en su abdomen.

Tienen una esperanza de vida que ronda los 10-12 años, aunque con buenos cuidados podría llegar a los 20 años.

El petauro se parece físicamente a la ardilla voladora. Tiene una cabeza corta en la que destacan sus grandes ojos y sus orejas. El hocico es puntiagudo y de color rosa.

Volviendo a su cola, además de lo larga que es, cabe decir que es peluda y la pueden mover a voluntad, es decir, es prensil. Además, la usan a modo de timón para girar en sus saltos voladores. Sin embargo, no pueden mantener su propio peso en ella como si pueden hacer, por ejemplo, las zarigüeyas.

En cada lado de su cuerpo tienen una membrana que va desde su quinto dedo de la mano hasta el pulgar de cada pie. Esa membrana, llamada patagio, le permite al petauro realizar vuelos planeados. Se dice que estos pueden llegar a ser de hasta 55 metros, entre rama y rama, aunque no ha sido comprobado realmente.

Los petauros cuentan con cinco dedos en cada pata. En las traseras, hay dos de ellos que no usan, pero los tres restantes los emplean para agarrarse a las ramas, como hacen los loros.

Pelaje

El pelaje del petauro del azúcar es de color gris plateado y tiene una banda negra desde el hocico hasta la base de la cola. Por su parte, la zona central es de color blanco roto y poseen un antifaz oscuro alrededor de los ojos. Sus orejas también tienen el perfil negro.

En el caso de los petauros que viven en estado salvaje, algunos pueden ser de color marrón. Esto es debido a que su cuerpo se impregna con restos de savia de los árboles y las plantas que hay en el interior de los troncos en los que duermen.

Estos animales tienen dos glándulas (una en la parte superior de la cabeza y la otra detrás de la barbilla), que segregan una sustancia con la que el macho dominante del grupo marca el territorio, a los miembros de su grupo y los objetos.

En cuanto a su comportamiento social, estos animales suelen vivir en grupos de 6 a 10 individuos y, como hemos mencionado, duermen en los huecos de los árboles o en nidos formados por vegetación.

Alimentación

Los planeadores del azúcar son animales omnívoros. Se alimentan de arañas, larvas de insectos, polillas, coleópteros y animales de pequeño tamaño como mamíferos y aves.

Además de esto, como se ha comentado, les encanta el dulce. Por eso, también se alimentan de la savia de las ramas y del néctar de las flores.

El petauro del azúcar como mascota

La curiosa y graciosa apariencia de este animal ha hecho que muchas personas se sientan atraídas por él y hayan decidido acoger uno en casa como mascota. Esto está provocando graves problemas de maltrato y abandono animal, pues sus cuidados difieren bastante de los de una mascota tradicional, como puede ser un perro o un gato.

El petauro del azúcar como mascota

Se trata de animales exóticos que tienen necesidades bastante exigentes en su alimentación (no se puede comprar un pienso específico para ellos en tiendas de mascotas), además de un enriquecimiento ambiental muy elaborado.

Además, son animales que viven en grupos, como ya se ha dicho, y son muy sociables. Necesitan de la compañía de sus congéneres para vivir. La soledad la llevan muy mal, hasta el punto de poder enfermar y morir por ello.

También hay que tener en cuenta que por sus características físicas pueden hacer algo de daño sin querer a las personas que convivan con él y al hogar. Por ejemplo, tienen las uñas muy afiladas y pueden hacer rasguños. También al saltar tanto y trepar, el mobiliario del hogar se puede ver perjudicado.

El desconocimiento, las modas y los caprichos hacen mucho daño a estos animales y a otros también exóticos, precisamente por esa falta de información. Además, hay que recordar el marco de la legalidad, pues en muchos países está prohibido tener a estos animales de mascotas.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + dieciseis =