Pasos para acostumbrar al gato al transportín

Pasos para acostumbrar al gato al transportín

Se puede decir que el transportín no es fiel amigo de los gatos. Lo normal es que los felinos no entren alegremente a él a la primera de cambio. Es por ello que desde que un gato llega a tu vida, es muy necesario que le vayas acostumbrando a él. Te contamos, paso a paso, cómo acostumbrar al gato al transportín para que cuando te haga falta, ¡no sea todo un drama!

Pasos a seguir para acostumbrar al gato al transportín

El propósito de entrenar a un gato para que entre a su transportín es conseguir que no lo vea como una amenaza, sino como un lugar seguro.

Ya sabemos que los gatos son muy territoriales, así que la misión de acostumbrar al gato al transportín es que lo sienta como parte de su territorio.

¡Empecemos a practicar!

consejos para acostumbrar al gato al transportín

1. La presentación

Debes dejar el transportín a la vista de tu gato el tiempo que haga falta. Por ello, asegúrate de colocarlo en un lugar de la casa donde no te estorbe.

El gato debe terminar por reconocerlo como un elemento más del entorno en el que vive, pero luego hay que hacer que entre en él, claro.

El transportín siempre tiene que estar abierto. Así si él mismo lo desea, podrá entrar a hacer un reconocimiento.

Puedes probar a introducir una mantita o un juguete que contenga su olor dentro para que vaya impregnándose de él.

2. Coloca algo positivo cerca del transportín

Lo esencial es que el gato vaya asociando el transportín a algo positivo. Puede ser su cama o sus juguetes, aunque lo ideal es que lo hagas con la comida.

Intenta colocar su plato cerca del transportín. Si el felino deja de comer porque lo asocia con un peligro, aleja el plato. ¡Lo importante es que coma!

Luego, con el paso de los días y a la vez que el gato se va acostumbrando a la presencia del transportín, ve reduciendo, poco a poco, la distancia entre él y el plato.

primeros pasos para acostumbrar al gato al transportín

3. Introduce la comida dentro

Ya hemos conseguido que el felino no lo vea como una amenaza, así que el siguiente paso para acostumbrar al gato al transportín, es que vaya entrando.

Coloca el plato a la entrada del transportín. Otro día dentro, pero solo que el gato tenga que meter la cabeza.

Si eso no da problemas y el gato come, entonces introdúcelo hasta el fondo, de manera que el felino tenga que entrar completamente para comer.

Si tu gato deja de comer por ello o si sí come pero quieres reforzar aún más el aprendizaje, es recomendable que metas alguno de sus snacks favoritos de vez en cuando dentro.

Y si, por supuesto, pillas al gato dentro por voluntad propia, ¡prémiale!

En este paso, puedes combinar la introducción de comida con los juegos.

Por ejemplo, cuando estés en casa jugando con tu gato a que debe cazar el típico ratón de peluche, lánzalo dentro del transportín. Así posiblemente entre a buscarlo sin pensar que realmente está entrando ahí.

introduce comida dentro para acostumbrar al gato al transportín

4. Comienza a cerrar la puerta

Cuando tu mascota ya entre y salga del transportín con normalidad, comienza a cerrar la puerta del mismo, pero no del todo.

Da una golosina o snack gatuno a través de la puerta y acto seguido, ábrela y deja salir al gato si lo desea.

Si no sale, vuelve a hacer como que la cierras y espera un poco más que la vez anterior. Prémiale de nuevo.

5. Aumenta el tiempo

Ha llegado el momento de cerrar la puerta de verdad. Como todo lo anterior, el tiempo que permanece la puerta cerrada completamente debe aumentar gradualmente.

No te olvides de premiar a tu gato cuando se mantenga tranquilo dentro.

Aunque el tiempo que aguante tu felino dentro sin inmutarse vaya subiendo, intenta estar siempre al alcance de su vista. Nunca debes dejarlo encerrado y alejarte mucho o mucho tiempo.

Si has logrado acostumbrar al gato al transportín y, de repente, lo dejas dentro y te despreocupas, puedes dar un paso atrás enorme.

Por ejemplo, imagina que el felino se tumba dentro tranquilamente, tú cierras y te vas a otra estancia de la casa. Si en el tiempo que permaneces lejos, al gato le entran ganas de beber o de hacer sus necesidades y no puede salir, es probable que a partir de entonces ya le cueste mucho volver a confiar.

gato dentro del transportín

6. El movimiento

Ahora que tu gatete ya está acostumbrado a su transportín es hora de ponerlo en movimiento. Como todo, poco a poco:

  1. Primero levántalo solo del suelo unos segundos. Repite esto varios días.
  2. Pasea el transportín por tu casa con el gato dentro. Llévalo a los lugares conocidos para él.
  3. Si hay alguna estancia de la casa a la que no suele entrar, llévalo en el transportín. Que vaya viendo cosas nuevas.

7. Toca salir a la calle

Cuando compruebes que tu gato se ha acostumbrado al movimiento del transportín, empieza a sacarlo en él a la calle.

Primero da paseos cortos. El gato se puede llegar a estresar muchísimo si recibe muchos nuevos estímulos de golpe.

Luego, amplía cada vez más el tiempo de esos paseos.

Cosas a tener en cuenta con el transportín de tu gato

Tanto si estás tratando de acostumbrar al gato al transportín, como si ya lo has hecho o como si se trata del transportín de otra mascota, son muy importante varios aspects a tener en cuenta.

Lo primero, es que antes de empezar este proceso, debes haber elegido el transportín adecuado para tu gato. Para ello debes considerar el tamaño del animal, ya que debe ir cómodo, y también la funcionalidad.

Si es para un viaje, por ejemplo, el transportín debe cumplir con las condiciones que ponga la compañía de transportes o aerolínea.

ten en cuenta las características del transportín de tu gato

Por otro lado, también debes tener claro que el transportín no se comparte. Si tienes dos gastos, cada uno debería ir en su transportín. Y por supuesto, nada de usar el mismo transportín con dos especies de animales diferentes.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta es la limpieza. Es de suma importancia limpiar el transportín de la mascota tras cada uso. No significa que lo hagas cada día tras el entrenamiento (salvo los restos de comida o snacks que hayan quedado dentro). Pero sí significa que tras llevar a tu gato al veterinario en él o hacer un viaje, hay que limpiarlo.

Y. por supuesto, tanto durante el entrenamiento como cuando ya esté acostumbrado, queda prohibido mover excesivamente el transportín cuando lo llevas sujeto.

Estas son solo algunas de las cuestiones que no debes hacer con el transportín de tu mascota. ¡Pero recuerda que tu primera misión es acostumbrarle a él!

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + dieciseis =