acariciar al perro o gato reduce el estrés

¿Sabías que acariciar a tu gato o perro reduce el estrés?

Tener un animalito en nuestra vida es una experiencia, sin duda, maravillosa. ¡Nos dan tanto los peluditos! Ahora ya podemos confirmar que entre los beneficios que tiene poseer una mascota, se encuentra la reducción del estrés. ¡Te hablamos sobre ello!

Acariciar a un gato o un perro durante 10 minutos reduce el estrés

El estudio que ha confirmado esto fue realizado por un grupo de científicos pertenecientes a la Universidad del Estado de Washington.

Allí, analizando a un grupo de estudiantes, se dieron cuenta de que bastaban tan solo 10 minutos de caricias a un peludito para mejorar el estado anímico de las personas y reducir los niveles de cortisol, una hormona del estrés.

acariciar al perro o gato reduce el estrés

Así fue el estudio

En esta investigación participaron un total de 249 estudiantes de la universidad. Fueron divididos, sin seguir ningún criterio, en cuatro grupos.

El primero de ellos estuvo interactuando con perros y gatos durante 10 minutos. El segundo grupo se limitó a observar cómo otras personas acariciaban a los animales. El tercero solo vio una presentación en diapositivas de los animales que participaban en el estudio y el cuarto grupo simplemente esperaba.

A todos los estudiantes se les tomó una muestra de saliva por la mañana antes de comenzar el estudio y se comprobó que los estudiantes del primer grupo que habían interactuado directamente con los animales, mostraban menos cortisol en su saliva tras su contacto con ellos.

acariciar al perro o gato reduce el estrés

¿No os parece maravilloso? En muchas universidades ya se han implantado programas en los que participan mascotas para que los estudiantes se acerquen a ellas y, por un momento, se olviden de las tensiones, pero los resultados de este estudio científico y los que se están desarrollando son tan buenos, que quizás dentro de poco sea una práctica aún más extendida.

Y ahora que hemos confirmado lo bueno que es acariciar a tu perro o a tu gato, ¡ya sabes lo que tienes que hacer! (Si se deja, claro).

Es inevitable no querer a nuestras mascotas… ¡cuidan de nuestra salud sin ellas saberlo!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post